Vencer el Miedo

Shutterstock

Ese es el impacto que tiene un embarazo en el cuerpo y la mente de una adolescente

facebook

twitter

whatsapp

Email

Una mujer adolescente embarazada sufre cambios significativos en su forma de manejar sus pensamientos y emociones

Cuando una mujer está embarazada experimenta cambios hormonales que modifican tanto su cuerpo como el funcionamiento de su mente. Ahora bien, si pensamos en lo que sucede con una adolescente embarazada, el impacto y las modificaciones son mayores, ya que se confrontan dos etapas con un peso significativo en cuanto a descarga hormonal y psicológica se refiere.

En entrevista con Las Estrellas, el psicólogo Emiliano Villavicencio explica que desde un punto de vista psicológico, durante la adolescencia aún no se tiene una estructura de personalidad bien consolidada, ya que muchos elementos se transforman debido a los cambios inherentes de la pubertad.

Esto significa que durante esta etapa se va dejando atrás la personalidad que se tenía durante la infancia, pues la madurez a nivel mental y emocional va destruyendo viejos preceptos para construir nuevos, los cuales se van definiendo durante la pubertad y adolescencia y finalmente consolidan en la adultez.

Del mismo modo, explica que el embarazo modifica la autoimagen, es decir, la percepción que uno tiene de sí mismo: "Se mueven algunos elementos de personalidad porque cuando se tiene un hijo el 'yo' vive una especie de desdoblamiento; la mamá extiende sus fronteras del 'yo' a su hijo. Esta extensión termina cuando el pequeño va desarrollando poco a poco su autonomía y su independencia, lo que sucede cuando comienza a caminar o a hablar".

Por lo tanto, ambas etapas disputan el bienestar psicológico de la adolescente embarazada en cuestión, pues la dejan en una especie de confrontación constante.

No obstante, aunque Villavicencio considera que el embarazo debería presentarse en un momento en que la madurez psicológica forme parte de la estructura de la mujer, esto no significa que ser adolescente seasigno de inmadurez: "La madurez emocional o psicológica no está determinada por la edad o la etapa, sino por la manera y los recursos personales que posee cada sujeto para aceptar y resolver los retos de su vida".

Por otro lado, añade que si bien el embarazo debería producirse de manera consciente y planeada, aconseja a aquellas adolescentes que estén esperando un hijo que se apoyen en la familia y que se den cuenta que no deberían vivir este proceso con culpa.

Además, la familia no debería estigmatizarla, señalarla o culparla, pues lejos de contribuir en su bienestar podrían dañarla: "Si el escenario implica una familia de sostén, una familia que le represente apoyo, comprensión y empatía, definitivamente la joven debería apoyarse durante todo este proceso en la familia de origen, puesto que esta familia sirve como sustituto de la madurez “yoíca”, dice el también docente de la Universidad La Salle.

Por su parte, la Dra. General Sol Alamilla habla sobre los cambios físicos que podría experimentar una joven adolescente durante el embarazo, tal como sucede en el de una mujer de edad adulta: “En el cuerpo de cualquier mujer embaraza, en general, lo que sucede es que hay diversos cambios: a nivel hormonal, en el sistema hematológico, sistema renal, cambios en la piel. En realidad hay cambios en todos los órganos del sistema de la mujer. Desde luego que hay algunos que más significativos como cambios importantes en el corazón por ejemplo o a nivel respiratorio y nivel digestivo”.

Los cambios que experimenta una embarazada adolescente no son insignificantes, por eso debes saber que si tú o alguien de tu familia está pasando por este proceso, buscar ayuda y apoyo en tus círculos cercanos es muy importante. ¡No estás sola!