La recordada 'Tía Evangelina', de Cadenas de Amargura, celebra la inclusión de una Academia norteamericana más plural

Agencia México

Diana Bracho celebra invitación de la Academia y no descarta Hollywood

facebook

twitter

whatsapp

Email

Ahora que es miembro internacional de la AMPAS, Diana Bracho se siente honrada por esta distinción

La primera actriz Diana Bracho compartió su sentir por su reciente invitación a formar parte de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, AMPAS, por sus siglas en inglés, encargada de organizar cada año el premio Oscar.

Me siento muy honrada, me enteré por un amigo que me mandó un Whatsapp para felicitarme, ¡yo ni sabía!, pero es un gran privilegio estar ahí. Me tomó por sorpresa, nunca me lo esperaba, la verdad, yo he sido presidenta de la Academia mexicana, pero nunca me imaginé que la Academia norteamericana me iba a nombrar miembro también. Está padre porque es un reconocimiento al trabajo que he hecho por más de 40 años’, expresó para Las Estrellas.

Me da mucho gusto, pero no sé por qué me nombraron, la verdad’, bromea entre risas, ‘Yo creo que es un reconocimiento que la Academia da a las personas de todo el mundo, porque no somos los únicos, creo que son 800 miembros, no creas que me siento la muy, muy’.

Diana Bracho cree que esta invitación que recibieron distintas personalidades mexicanas como María Rojo, Ernesto Gómez Cruz, Eugenio Derbez, Damián Alcázar, Blanca Guerra y Daniél Giménez Cacho responde a una necesidad de la Academia por integrar un equipo más diverso y plural.

Es incluyente, yo creo que hay una tendencia, digamos, a lo incluyente y a la igualdad genérica, porque entre los nuevos miembros hay muchísimas mujeres, está mucho más equilibrado’.

Al hacer un recuento de su trabajo en el cine mexicano, la actriz recuerda con cariño la cinta ‘El castillo de la pureza’, dirigida por Arturo Ripstein en 1972 y basada en hechos reales ocurridos en el México de los 50.

Esa es maravillosa, fue mi primera película. El cine suele envejecer con mucha facilidad, hay películas que yo veía cuando era joven y me fascinaban y ahora que las veo digo ‘ay, no, como que no aguantan’, pero esta película yo la vuelvo a ver y la percibo totalmente vigente, cada vez más, son historias que cada vez más se repite en el mundo y en nuestro país’, expresa emocionada quien encarnó el papel de la joven Utopía dentro de la historia basada en un guion adaptado de José Emilio Pacheco.

Y sobre la posibilidad de incursionar en el ámbito internacional ante esta integración a un equipo de profesionales del cine, Diana Bracho se plantea la posibilidad, aunque ‘no le quita el sueño’.

Por el momento no, ahorita estoy muy concentrada en la telenovela (Mi Marido Tiene + familia, donde encarna el personaje de Blanca Gómez) y no podría hacer nada más, así me llamaran no podría hacer nada más, no estoy muy abierta a que me hablen para proyectos fuera de México, la verdad’.

No lo descarto si es un proyecto que me guste, que me llame la atención, nunca he luchado para estar en Estados Unidos a pesar de que viví en Nueva York 5 años y en Inglaterra 4 años, soy bilingüe desde chica y podría perfectamente integrarme a una industria, pero en realidad a mí me gusta trabajar en mi país, claro que si me ofrecen una película preciosa, con un papel padrísimo en Estados Unidos por supuesto que lo haría, pero si me lo ofrecen en Francia o en España o en Alemania, también lo haría’.

La actriz sabe que un artista debe nutrirse para crear sus personajes, es por eso que al terminar su participación en los 80 capítulos de Mi Marido Tiene + familia, antes de pensar en su siguiente proyecto se dará un periodo de descanso e introspección, alejada de los sets y las plataformas teatrales.

Siempre hay cosas esperando, ahí acechando a que uno termine, pero siempre que termino un proyecto, -porque los de televisión son proyectos pesados, de mucho trabajo, de horarios muy apretados- me voy de viaje primero, antes que nada para descansar, para entrar en otro canal, para tener una vida personal, si uno no se alimenta de una vida personal difícilmente tiene uno qué darle a los personajes. Tiene uno que alimentarse de muchas cosas, de ver, de escuchar, de muchas cosas’.