Alejandra Espinoza y su romántica historia de amor que nació en un reality show

La protagonista de ‘Corazón Guerrero’ vive una de las relaciones más sólidas y tiene una hermosa familia
Por: Erik Solís
Lead
Instagram: @alejandraespinoza
Alejandra Espinoza con su esposo Aníbal y su hijo Matteo
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Alejandra Espinoza es una de las actrices más queridas por el público luego de protagonizar la telenovela ‘Corazón Guerrero’, proyecto que aceptó realizar en México tras realizar unos ajustes en su vida personal, entre ellos, poderse mudar a nuestro país con su familia.

A través de su cuenta de Instagram, la estrella muestra fotos de su vida profesional, pero también de la personal, en donde aparece sonriente con su esposo e hijo, pero sabías que detrás de estas sonrisas existe una inespada historia de amor en la vida real.

Amor de telenovela en la vida real


Fue en el año 2007, cuando Alejandra Espinoza tomó la decisión de luchar por sus sueños, por lo que participó en el concurso de belleza ‘Nuestra Belleza Latina’ en Estados Unidos para Univision.

En ese momento, la joven tenía novio, pero no sabía que en este periodo encontraría al verdadero amor de su vida.

Durante las grabaciones del programa, Alejandra se mostró como una mujer enfocada a ganar el certamen de belleza, por lo que su disciplina y perseverancia fueron cualidades que de inmediato cautivaron al público.

Sin embargo, durante la concentración conoció a Anibal Marrero, quien se desempeñaba en la emisión como el coreógrafo de las presentaciones de las jóvenes.

En una entrevista para Univision, Alejandra comentó que desde que lo vio sintió una atracción inigualable: “A mí Aníbal siempre me gustó. A mí me gusta desde que lo vi”.

Fue así como poco a poco comenzó la química. La actriz abrió su corazón cuando contó que: “Los dos nos pasamos de listos porque yo tenía novio, no es algo de lo que estoy muy orgullosa, pero Aníbal me gustaba”.

Lo que la joven ignoraba en aquel momento, es que el coreógrafo también sintió la flecha de cupido: “Mi asistente, quien todavía sigue trabajando conmigo, me dijo: ‘tienes que ver a una mexicana que llegó”.

A pesar de que todo parecía que iba a comenzar como una tierna historia de enamorados, no fue así y todo fue por una pregunta un tanto incómoda que Alejandra le hizo a Aníbal: “Oye, tú eres gay. Él me miró, se los juro, se me quedó viendo y se dio la vuelta. Pasaron meses y él no me dijo nada”.

Con el paso del tiempo, la convivencia durante la preparación de Nuestra Belleza Latina hizo que Aníbal se abriera con las concursantes y en una de sus charlas, habló de su novia, algo que inquietó a la mexicana.

Al escuchar los comentarios, Alejandra platicó con el coreógrafo y lo cuestionó sobre su sexualidad, pero la respuesta sobre su incomodidad fue directa: “Estoy cansado de que la gente lo piense, yo no tengo que demostrarle a la gente lo contrario”.

Este fue el primer paso para abrir la comunicación y aclarar las cosas, por lo que, una vez que ambos terminaron sus respectivas relaciones, comenzaron a salir por muchos meses, pero sin formalizar nada.

La amistad se hizo tan fuerte, que en un momento de debilidad de la modelo en el que había tomado la decisión de no llegar a la final, la producción le pidió a Aníbal a hablar con ella.

“Yo tiré la toalla, ya no quería salir y entonces mandaron a Aníbal a hablarme. En mi cabeza solo podía pensar: ‘si me besa va a ser un momento muy romántico, que me bese, que me bese’, no me besó, pero me convenció, y salí y ya después gané”, detalló.

Fue hasta 2008 cuando la pareja hizo público su romance y un año después, ambos llegaron al altar en una ceremonia religiosa que se llevó a cabo en Puerto Rico y Alejandra Espinoza entró con un fastuoso vestido blanco.

Una de las vicisitudes que tuvieron que superar en su matrimonio fue cuando buscaron convertirse en padres, pero la actriz perdió a tres bebés. Sin embargo, la vida les sonrió y dio vida a Matteo, el pequeño al que aman y crían con mucho empeño.

Ahora, Alejandra y Aníbal forman una de las parejas más sólidas del medio del espectáculo y en cada uno de sus planes está incluida la familia.