El día que Flor Silvestre dijo que no sabía cómo vivir sin su gran amor, Antonio Aguilar

La cantante, quien falleció este 25 de noviembre, siempre tuvo presente la falta que le hacía su esposo, quien murió en 2007
Por: Paulina Flores
placeholder
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Cantando, como inició en 1950 su historia de amor con Antonio Aguilar, Flor Silvestre expresó en 2012 lo mucho que echaba de menos a su gran amor: "No he podido olvidarte, desde la noche, desde la noche que te perdí", entonó hace 8 años en el programa Primer Impacto con el característico sentimiento que imprimió a su voz Guillermina Jiménez Chabolla, quien falleció la tarde de este 25 de noviembre.

En aquel entonces habían pasado ya 5 años de la muerte de Antonio Aguilar y la llamada "Reina de la canción mexicana" dudaba de su fuerza para soportar la ausencia del "El Charro de México": "Ya tenía ganas de llegar allá con mi marido", dijo en la entrevista que ofreció al programa luego de salir victoriosa de una delicada operación.

"Van a ser cinco años de que se fue mi esposo y no me había podido recuperar, creo que ya que la vi cerquita (la muerte) ya me recuperé, él está más contento que yo estoy bien. No sé cómo he podido vivir si él. Me hace mucha falta", añoró la reconocida actriz de la llamada Época de oro del cine mexicano.

El poyo de sus hijos, Pepe, Antonio Jr., Marcela, Dalia y Francisco, fueron su soporte para sobreponerse de la pérdida de quien fue su esposo durante poco más de cinco décadas.

Flor Silvestre y su legado: Desde su hijo Pepe, su nieta Ángela hasta su privilegiada voz

La inseparable pareja, inspiración para muchos por su amor incondicional que ni la muerte pudo desaparecer, unió sus vidas en 1959, luego de que ambos dieron fin a sus respectivos matrimonios anteriores, en una boda civil a la que hasta 31 años después siguió una majestuosa boda religiosa celebrada en el rancho El Soyate, en Zacatecas, donde ahora reposarán los estos de ambas estrellas.

Sin embargo, el flechazo entre los abuelos de Ángela Aguilar no fue instantáneo pues su primer encuentro se dio mientras ella lideraba el programa radiofónico 'Increíble pero cierto' (1950) al que el entonces incipiente cantante acudió como invitado.

Además protagonizaron varias películas, entre ellas, 'El rayo de Sinaloa' (1957) en la que Aguilar, dijo, quedó prendado de la actriz: "Entonces descubrí en ella su sentimiento, su sentir, su limpieza, su hermosura por dentro y por fuera, su manera de pensar, su sentimentalismo, su delicadeza, su femineidad y no tuve más remedio que enamorarme de ella".

El primer beso, recordó Flor Silvestre en una entrevista, se dio mientras ella alimentaba a un caballo: "Me dijo 'tenga, tenga un pedacito de azúcar, déselo a su caballo que se portó muy bien'. Estaba yo dándole al caballo el azúcar y él por atrás me dio un beso aquí (en el cuello)".

En el documental 'Mi destino fue quererte', Flor Silvestre habló también de su amor por Antonio Aguilar el cual veía reflejado en canción que un sinfín de veces interpretó, 'Y llegaste tú'.

"La canción me gusta mucho porque parece lo que hicimos nosotros, llegaste tú (Antonio Aguilar) trayendo un sueño lleno de ilusión, así llegó él, a hacer el espectáculo, andar de gira, hacer mi casa (en el rancho El Soyate), todo el tiempo ocupado en cosas para los dos", compartió.