Julián Gil habla sobre la batalla legal por su hijo Matías

facebook

twitter

whatsapp

Email

El actor argentino platicó en su paso por los Premios TVyNovelas sobre la situación con su hijo Matías

Julián Gil asistió a los Premios TVyNovelas 2019, quien está nominado en la categoría ‘Mejor Villano’ por su actuación en la primera temporada de Por Amar sin Ley , por lo que habló en exclusiva para Televisa Digital sobre cómo se siente por este reconocimiento y sobre sus problemas legales.

“Estoy contento, estoy feliz, una nominación más aquí en los Premios TVyNovelas, contentísimo. Ha sido un proyecto en el cual trabajó muchísima gente con mucho sacrificio. Recibo la nominación con mucha humildad; siempre lo he dicho, lo más importante es el cariño del público”, expresó el actor, quien aún no ha ganado esta famosa estatuilla.

Además de platicar sobre su nominación, Julián reveló que aún continúa la batalla legal para tener visitas fuera del centro de convivencia con su hijo Matías.

“La vida continúa, yo creo que de alguna manera las visitas, como he dicho desde el día uno, el que ha pedido la cancelación de las visitas siempre he sido yo, por el bien mío, por el bien de Matías y por el bien de la madre; creo que siempre fue inhumano, injusto y de mal gusto tener que ir ahí. Ya se cancelaron y ahora hay que esperar que el juez tome otro tipo de decisión, creo que a la larga es positivo. Me aleja más del niño pero dije que no iba a volver ahí y cumplí mi palabra, ateniendo las consecuencias, pero dándole tiempo al tiempo”, agregó.

Julián Gil y Marjorie de Sousa comenzaron a salir formalmente en 2006, tras coincidir en varios proyectos televisivos. Después las cosas se complicaron y por cuestiones de trabajo se separaron. Tiempo después regresaron y en 2016 confirmaron a People en Español que esperaban su primer hijo.

A partir de ese anuncio la pareja compartió románticas fotografías en sus redes sociales y Julián sorprendió a la actriz venezolana con una pedida de matrimonio. Los actores recibieron a Matías el 27 de enero de 2017 en un hospital de la Ciudad de México, pero meses después se confirmó que la pareja estaba separada.

Desde entonces comenzó una batalla legal por la pensión del pequeño y las visitas, las cuales habían sido programadas en un centro de convivencia, lugar que nunca fue del agrado de Julián, quien desea ver al pequeño en otro sitio.