Niurka revela que sufrió violencia en su primer matrimonio: “Un día me puso la pistola en la cabeza”

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz relató los difíciles momentos que vivió junto a su primer esposo, así como de la ocasión en que su mamá tuvo que defenderla

Con la sinceridad que siempre la ha caracterizado, Niurka Marcos habló de los duros y difíciles momentos que vivió en su primer matrimonio con Federico Ávila, quien, dijo, llegó a ponerle una pistola en la cabeza.

Fue durante el programa de Yordi Rosado, La última y nos vamos, que la protagonista de 'Alma de Ángel' se animó a hablar del padre de su hijo Kiko, quien no solamente la trajo a vivir a México, sino que también le prometió toda una vida llena de felicidad.

“Cuando estaba en Cuba (…) ya embarazada, él me llena la cabeza de ilusiones y de cosas lindas (…) Llego a México (…) Pasé todo mi embarazo en Mazatlán frente al mar en una casa que rentó, con un colchón en el piso, con un refri y con todo en el piso (…) vivíamos en un cuarto de dos por cuatro”, confesó.

Ante la sorpresa del conductor, la vedette aseguró que aún conservaba fotos de esos primeros días en México, precisando que siempre buscó vivir de la mejor manera posible. “Cuando yo llegué (a México) descubrí que su mundo era de mucha pobreza, pero yo traté de adaptarme porque no me importaba, eso no era lo mío, ese era su mundo, el mío era otro”, destacó.

Sin embargo, Niurka asegura que lo peor vino después de dar a luz a su primer hijo y cuando comenzó a vivir sola con Federico, pues fue ahí cuando iniciaron los maltratos, golpes y amenazas.

“Cuando me empezó a afectar fue cuando salí de casa de sus papás y me fui a vivir sola con él, ahí fue cuando empezaron a llegar los putazos porque me golpeó, (hubo) agresión… Un día me puso la pistola aquí (en la cabeza)”, narró.

Asimismo, relató que por defender a su hijo, quien tenía pocos meses de haber nacido, le dio un golpe en la cara, lo que terminó encendiendo la furia de su ex.

“Un día íbamos en la camioneta y Kiko estaba acá llorando, grite y grite, y le dio un manazo al niño (...) Puta madre (le metí) un izquierdazo (…) él iba manejando… 'A mi bebé no le pegas…' Paró la camioneta en una terracería, se bajó, me agarró por los pelos, me bajó de la camioneta hasta allá, y yo dije ‘me mataron, aquí ya me llevó la mexicana’ (…) después me dijo ‘súbete’, pero yo ni loca me volvía a subir con el niño (…), esa fue una experiencia”, dijo.

Pero esa no fue la única ocasión que Niurka sufrió de violencia, pues meses después su expareja la apuntó con una pistola.

“Llegó mi mamá de Cuba y le dije (a Federico) ‘ve, aunque sea un ratito, que no vea que el bebé y yo estamos solos, me va a ver en el departamento con el colchón en el piso, todo en el piso, y luego tú nunca te apareces, por lo menos miénteles, aunque sea una mentira”, contó.

La exigencia de la cubana hizo que éste se enojara y sacara una pistola. “Se encabrona, (corta cartucho), y me pone la pistola acá… Yo fui sola, mi mamá se había quedado con Kiko (…) regresé a casa miada y llorando… cuando mi mamá me vio, me agarró del brazo, me subió al volante, agarró al bebé y me dijo: ‘Llévame para allá’”.

De acuerdo con Niurka, su madre la defendió con uñas y dientes, incluso, llegó a decirle a Federico que en lugar de hacerle daño a su hija, se lo hiciera a ella: “Dispárame a mí, ponme la pistola a mí”.

Tras terminar su relación con Federico, Niurka conoció a Jorge Pasos, papá de Romina, y años más tarde, conoció a Juan Osorio, padre de Emilio, con quien duró casi cinco años casada.