El actor Rogelio Guerra y el productor Daniel Gómez Casanova, con la actriz Edith González, quien develó la placa por 100 representaciones de la obra de teatro 'La retirada'

Cortesía: Daniel Gómez Casanova

Un profesional y buen compañero, así fue Rogelio Guerra

facebook

twitter

whatsapp

Email

El productor de teatro, Daniel Gómez Casanova, entabló una gran amistad con el primer actor, con quien colaboró en 'La retirada'

Tras darse a conocer la noticia del fallecimieno del primer actor Rogelio Guerra , la comunidad artística mexicana se volcó para recordar quien ha sido una figura clave en el mundo de la actuación pues destacó tanto en los escenarios como en los sets de cine y televisión.

El productor teatral, Daniel Gómez Casanova, fue quien produjo La retirada, la última puesta en escena en la que Rogelio Guerra participó, en el año 2010.

"Tengo el mejor recuerdo de trabajar con Rogelio. De su profesionalismo, de su compromiso, de su amistad. Con él, con Maribel -su esposa-, con Aldo y Carlo. Compartimos 300 representaciones de la obra de teatro La Retirada", contó en entrevista Gómez Casanova.

Al colaborar con el primer actor en la pieza en la que compartió créditos con Nuria Bages y José María de Tavira, el productor conoció a Rogelio Guerra como una persona siempre amable, comprometido y buen compañero.

"Nos hicimos buenos amigos. Me platicaba muchas historias de su vida, de sus experiencias en teatro, en cine, en televisión. Viajamos a muchísimas ciudades de gira y compartimos momentos increíbles", añadió.

A pregunta expresa, Gómez Casanova descartó que el primer actor hubiera dudado de trabajar con él, tratándose de uno de los productores de teatro más jóvenes de la comunidad artística mexicana.

"Nunca tuvo ningún recelo en trabajar conmigo, al contrario, siempre fue muy abierto a entrar al proyecto, siempre fue comprometido y dispuesto con la obra de teatro.

"Era sobre todo un buen amigo, una persona alegre, abierta que hacía mejor la vida de cualquiera que lo rodeábamos", recordó.

Convertido en una figura emblemática de la televisión mexicana y mundial gracias a la telenovela Los ricos también lloran, para Gómez Casanova queda claro que el público no sólo debe tener presente lo que Rogelio Guerra proyectaba en la pantalla o sobre el escenario, sino lo que lo distinguió como un profesional de la actuación.

"El público debe de recordarlo como el gran actor que fue. Amable, responsable, amoroso, comprometido. Siempre estará presente en la historia de nuestro país a través de los diferentes trabajos que realizó", concluyó.