La carta que David Zepeda, Sandra Echeverría, Mario Bautista y otros famosos envían a sus padres

facebook

twitter

whatsapp

Email

En el marco del Día del Padre, cinco famosos pusieron su corazón en papel y le mandaron a su papá una carta como nunca antes

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Un papá no es un superhéroe; no vuela ni tiene superpoderes. Un papá es un ser humano que, como tal, también siente miedo, cansancio, tristeza, e incluso se llega a sentir vulnerable. Es una persona que está hecha de muchos colores y que, como todos, tiene sus luces y sombras. Este Día del Padre, David Zepeda, Sandra Echeverría, Mane de la Parra, Mario Bautista y Emmanuel Palomares, se enfocaron en las luces de cada uno de sus padres para mandarles una carta celebrando que la labor que han hecho ha impactado en sus vidas de manera positiva y ha dado como resultado que hoy les puedan llamar con orgullo, sus superhumanos.

Papá,

Para mí definitivamente eres un superhumano. Eres un trabajador incansable, un hombre que a través del ejemplo, te enseña las cosas. Eres de pocas palabras pero de muchos hechos. A lo largo de mi vida me has enseñado a esforzarme al máximo, a nunca darme por vencido y a siempre luchar por mis sueños. Nunca tuve una palabra negativa de ti; eres un hombre hermoso, tolerante, paciente y con gran sabiduría. Si hoy fuera mi último día en la tierra, quisiera decirte que te amo muchísimo, que te admiro enormemente y que no hay un solo día que no piense en ti. Cuando me veo al espejo, me veo en ti. Tenemos muchas características parecidas: cómo caminamos, cómo sonreímos, cómo pensamos, cómo por momentos somos dispersos y obsesivos en lograr las cosas, y eso me encanta. Te amo, te amo profundamente.

Papá, fuiste la primera persona que yo admiré en la vida, pues siempre fuiste el más objetivo, inteligente, amoroso. Hacíamos un gran equipo los dos. Cuando uno crece empieza a ver cosas de los papás que antes no veía, pero yo sé que tú siempre diste tu mejor versión de ti. Extraño mucho esos momentos que teníamos cuando era chiquita, de estar tanto tiempo juntos, hacer ejercicio y compartir tantas actividades, pero esos recuerdos siempre se quedarán conmigo. Si fuera mi último día aquí te diría que te amo, que hemos tenido momentos maravillosos y aunque también han habido algunos complicados en los que opinamos distinto, el amor siempre ha estado primero. Te extraño y siempre te he extrañado. Mi conflicto más grande contigo quizás siempre es ese: que me hubiera gustado disfrutarte más de lo que te he podido disfrutar.

Pa, tú me enseñaste a volar, a soñar, a creer en mí. Me guiaste para buscar mis metas y perseguir mis sueños. Eres mi fortaleza, mi amigo y cómplice, por eso diría que tú sí eres mi superhéroe. Si hoy fuera el último día de mi vida, te agradecería por tu complicidad, por tu amistad, amor y cariño. Por estar siempre para mí. Te amo papá.

Papá, primero que nada quiero que sepas que te amo con todo mi ser, ¡feliz día! Lo que más admiro de ti es que entregas todo por la familia. Creo que esa es la virtud y cualidad que más me hace decir “wow, qué nivel de padre tengo”. Desde chicos nos cuidaste y nos protegiste a mis hermanos y a mí. Gracias porque eres un duro. Ahora te toca celebrar y agradecer que a tus hijos nos está yendo bien y tú estás tranquilo en casita. Quiero recordarte que te amo, y aunque todo lo que siento lo sabes porque nos sentamos a hablarlo, quiero agradecerte esa línea de comunicación, el poder sentarnos a platicar para decirnos lo que sentimos el uno al otro. Me encanta que crezcamos juntos, que tengamos ese canal y que nuestra relación padre-hijo sea tan fuerte. Gracias papá, gracias por todo. Si me fuera hoy de este mundo, me iría feliz y agradecido contigo.

Pa, sin duda alguna eres mi “súper”. Mi superhumano, y sí, mi superhéroe. Gracias por tu esfuerzo, tu ejemplo, tu apoyo…¡me has enseñado tanto! Has confiado en mí, y me has motivado en todos los riesgos que he tomado. Hoy he cumplido muchos de mis sueños y todo ha sido posible gracias a ti. Si hoy fuera mi último día en la tierra, solo te diría: gracias. Gracias por ser un gran ejemplo de lucha y nobleza. Estoy orgulloso del padre, del hijo, del hermano y el amigo que eres, siempre repartiendo amor y por eso, siempre tan amado por todos. Te felicito hoy y siempre por ser el hombre que eres. He sido muy afortunado de tenerte. A pesar de que no somos los más expresivos, aquí te lo digo: te amo con todo mi corazón.

La vida es frágil y nuestro tiempo, limitado. Si hay algo que no le hayas dicho a tu papá y que quieras expresarle, aprovecha este día para escribir esa carta y contarle por qué para ti, es un superhumano.

¡Feliz Día del Padre!