El cantante siempre quiso tener hijos con Aracely Arámbula

AP

Tras el eclipse... ¡lluvia solar! Así fue el concierto de Luis Miguel en el Auditorio Nacional

facebook

twitter

whatsapp

Email

El cantante encarnó el mito del ave fénix, pues volvió al escenario lleno de energía y seducción

La lluvia se apoderó de varias partes de la CDMX excepto del Auditorio Nacional, lugar en el que “El Sol” estuvo siempre por todo lo alto, pese a que la noche ya había caído horas atrás.

Esa es la magia que despidió Luis Miguel en el arranque de su gira en el inmueble, la cual tiene como propósito presumir el más reciente álbum del ídolo mundial: "México por siempre".

La cita estaba programada para el martes 21 de febrero a las 20:30 horas, como bien estaba escrito en los boletos de las 10 mil personas que llenaron el lugar, según organizadores.

Pero Luismi se hizo del rogar... Fue hasta las 20:57 horas cuando las luces se extinguieron. En las pantallas se dibujaba su silueta y, de pronto, un ligero telón transparente cayó para dejar contemplar al astro en todo su brillo, en toda su plenitud.

Atrás quedó la decepción entre sus fans por sus cancelaciones y demás pretextos en 2016. Los gritos aseguraban que el cariño de sus fans es algo eterno e intacto.

"Si te vas" fue la canción que abrió la velada. Antes de interpretarla, Luismi quedó un instante estático y en silencio, viendo de un lado a otro como si registrara ese momento único en el que la gente, de pie, gritaba su nombre y le demostraba su amor.

"¡Wow, wow, wow! ¡Buenas noches, muy buenas noches, damas y caballeros! Placer enorme de tenerlos nuevamente en este bellísimos lugar, un gran aplauso a todos.

"Grandes motivaciones fundamentales me hicieron volver a los escenarios. Una es la música, la otra es ustedes. Muchas gracias por tanto cariño", exclamó, en su primera interacción.

El canto no se hizo esperar con temas como "Amor, amor, amor", "Por debajo de la mesa" y "No sé tú", en los que demostró que su calidad vocal no se ha extinguido y que aún es muy coqueto, pues se aventó un contoneo que despertó suspiros y piropos en todos los rincones del Auditorio.

En dos horas y 45 minutos que duró la velada, Luis Miguel dividió su show en tres grandes bloques: bolero, mariachi y sus 'oldies'. Por tal motivo, hubo una canción para los enamorados, los fiesteros y los melancólicos.

.