“Nunca pasó por mi cabeza ser futbolista” recuerda Moy Muñoz de su infancia

El ‘portero del milagro’ admitió que aunque de pequeño amaba los deportes, era un niño muy tímido cuyo sueño nunca fue ser futbolista.
Por:
Lead
MOYMUÑOZ.JPG
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Nacido en Morelia, Michoacán, el destacado exarquero del Club América, Moisés Muñoz , recordó su niñez como una gran etapa de su vida. En entrevista exclusiva para Las Estrellas, Moy narró que el deporte siempre estuvo presente pero que su personalidad introvertida, aunque hoy día ya está completamente ‘domada’, fue un obstáculo durante su infancia que le costó muchos momentos y amistades.

Pregunta. ¿Cómo te recuerdas de chico?

Respuesta. Me recuerdo siendo un niño de complexión ‘menudita’; no era delgado, tampoco era gordito. Era muy deportista, eso sí. Me encantaba hacer muchísimo ejercicio. Durante cuatro años viví en Estados Unidos y recuerdo que durante ese tiempo jugué todos los deportes, era súper hiperactivo. Tengo dos hermanos entonces imagínate, entre los tres hacíamos mil destrozos. En general tuve una infancia feliz, muy agradable.

P. ¿De personalidad cómo eras?

R. De niño era muy introvertido. Hasta la fecha considero que sí soy un poco tímido salvo con las personas con las que ya tengo mucha confianza. Cuando ya me conocen soy mucho más abierto, puedo platicar de muchísimas cosas, pero sí necesitas conocerme. Lo mismo pasaba cuando era niño, necesitaba tener una buena relación con alguien para abrirme con esa persona.

P- Cuando eras niño, ¿Había algo que no te gustara de ti?

R. Muchas ocasiones mi timidez llegó a incomodarme un poco porque por culpa de esa timidez, me privé de algunas cosas o situaciones que bien pude haber hecho. Me llegué a perder muchas convivencias o amistades, por ejemplo.

P. ¿Siempre soñaste con ser futbolista?

R. No, cuando era niño no pasaba por mi cabeza ser futbolista. Sí lo practicaba de chico pero nunca soñé con serlo. Bueno, lo hacía de la misma manera que soñaba con ser basquetbolista, piloto de coches, astronauta...pero no era algo que me obsesionara. De niño quería ser tantas cosas que que no me enfocaba en una sola. No fue sino hasta mi adolescencia cuando vi el fútbol como un sueño que podía lograr y que podía convertirse en un medio de vida.

P. ¿Cuál fue el obstáculo más grande que enfrentaste para llegar a donde estás hoy?

R. Yo creo que el hecho de querer ser portero, porque solo hay uno, entonces las posibilidades son aún menores que cuando quieres ser jugador. Además, en ese momento la mayoría de porteros eran extranjeros, entonces yo tenía que competir contra un refuerzo que traían de fuera para ser el portero titular. Saber que tenía que enfrentarme con alguien de mayor experiencia, fue en definitiva mi mayor obstáculo. A pesar de eso yo confiaba en mí y en lo que podía hacer. La mentalidad ganadora siempre ha sido de mis mayores virtudes.

P. ¿Había algún equipo o deportista al que admiraras o fuera tu ídolo cuando eras pequeño?

R. En el fútbol siempre he sido americanista, desde niño. Y hablando de algún otro deporte o señalando algún personaje, era muy fanático de los Toros de Chicago, de basquetbol, y mi máxima figura o ídolo en el ámbito deportiva era y es Michael Jordan.

P. ¿Crees que algo de lo que era Moy cuando era niño, sigue presente en el Moy de hoy en día?

R. Pues he logrado vencer el tema de la timidez, eso es algo muy bueno; ahora soy más arrojado, más atrevido. También creo que sigo teniendo esa mentalidad de éxito y sigo soñando como lo hacía cuando era niño.

P. Adicional al enfoque y la mentalidad ganadora que comentabas anteriormente, ¿a qué le atribuyes que hayas logrado todo lo que te propusiste de niño?

R. Las cualidades que me lo han permitido es que he sido muy disciplinado y he hecho un trabajo muy fuerte. A ser resiliente, también, que es algo que se necesita en mi profesión y en la vida.

P. Si pudieras volver a ver a ese niño moreliano introvertido que quería ser de todo cuando fuera grande, ¿qué le dirías?

R. Le diría que siguiera por el camino que va, que va muy bien. Que siempre y cuando se mantenga fiel a lo que quiere y esté dispuesto a sacrificar y trabajar de la forma necesaria para conseguirlo, lo va a lograr. Simplemente es eso, mantenerse en el mismo camino.

P. En un mundo en el que predominan los prejuicios, las etiquetas y en el que existen personas que nos quieren ver fallar, ¿qué le dirías a alguien que tiene un sueño tan grande como el de ser portero del América y a veces duda de sí mismo?

R. Lo más importante es definir lo que uno quiere ser y no desviarse de ese objetivo. Debes estar dispuesto a trabajar fuerte, a sacrificar algunas cosas con tal de conseguir tus sueños. La mayor parte de lo que nos proponemos se puede lograr si se mantiene una mentalidad fuerte, una metodología de trabajo ardua y claro, si se le pone todo el corazón.