El puertorriqueño Ricky Martin puso a bailar y cantar a los asistentes al Zócalo capitalino.

Foto: Notimex

Ricky Martin calienta la plancha del Zócalo con un show espectacular

facebook

twitter

whatsapp

Email

Sensualidad, carisma y romanticismo. Ésos fueron los elementos con los que Ricky Martin se echó a la bolsa a 100 mil personas, según Miguel Ángel Mancera

[vod id="434865" width="" height="" autoplay="0"] Un imán de besos, suspiros y amor. Eso fue Ricky Martin de principio a fin, durante su concierto gratuito en la Plaza de la Constitución.

El Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, reportó 100 mil asistentes; sin embargo, elementos de la policía capitalina señalaron que eran 70 mil los ahí reunidos. Pero al final, el clamor de los personas era como de cientos de miles más.

Muchos de los escuchas llegaron hasta cinco horas antes del evento. Pero esa espera no fue nada comparada a los primeros minutos, antes de que saliera el boricua, que corrieron como meses.

En punto de las 20:30 horas, las luces se extinguieron y empezó a sonar una canción de samba, a modo de introducción.

Luego, las 12 pantallas del escenario se prendieron, para revelar que los músicos y bailarines ya estaban en escena, en espera de Ricky, quien se hacía del rogar. Aún así, la gente deshacía sus gargantas en gritos.

Cinco minutos después, Ricky Martin salió a fusilar a todos sus fans, hombres, mujeres y hasta niños, con una descarga de ritmo y baile, al compás de "Mr. Put It Down" y "This Is Good", primeras canciones de la velada.

Descarga tu música gratis y escuchala sin gastar tus datos con Trebel

Una lluvia de chiflidos galantes le cayó durante "Drop It On Me", tema en el que los bailarines y el propio Ricky salieron en ropa entallada y playera sin mangas, enseñando músculo y mucha piel.

El vocal, de 45 años, demostró que la edad no es un impedimento para ser sensual. Y quedó más que claro cuando sonó "Shake your Bon Bon", en la que el ídolo pop meneó sus caderas sin control. Sus seguidores perdieron el control de sus emociones.

"¡Muy buenas noches, México! ¿Cómo estás? No tengo palabras para agradecer y dejarles saber la alegría que siento por estar ante un público maravilloso y lindo. Creo es una noche muy especial.

"Quiero que olviden los problemas del trabajo y del país, que volemos y nos vayamos sudados y cansados a casa de tanto bailar. México, ¡aquí tienen lo mejor de mi música, espero lo disfruten!", exclamó, en su primera interacción.

A continuación, el ex Menudo mostró otra etapa que se le da bien (además de bomba sexi), el romanticismo, al cantar "Tal Vez", una de sus baladas más populares.

Quienes faltaban de menear su cuerpo, puesto que se resistían al encanto de la estrella de la noche, ya no pudieron evitar entregarse cuando se escucharon "Livin' la Vida Loca", otro de sus hits mundiales.

Ricky Martin exhibió su pasión por la moda, pues lució más de cinco cambios de vestuario, entre ellos una falda, durante "It's Alright".

Por si fuera poco, también evidenció su lado humanitario en un momento del espectáculo, cuando aparecieron en las pantallas niños en situación precaria. El collage de imágenes fue sonorizada con "Asignatura Pendiente", cuyo autor original es Ricardo Arjona.

De blanco impoluto, el oriundo de Puerto Rico encarnó al hombre perfecto, tanto para mujeres y varones, al remarcar su lado sensible al ritmo de "Tu Recuerdo".

"Me gustaría volver al comienzo de mi carrera un segundo, con una canción que ustedes la volvieron número uno", dijo, antes de "Te Extraño, Te Olvido, Te Amo", y luego proseguir con "Fuego de Noche, Nieve de Día" y "Vuelve".

Una publicación compartida de Jade Uruguay ??? (@jade_uruguay) el

"La Copa de la Vida", rola que formó parte del soundtrack del mundial de futbol, en 1998, marcó la primera salida de Ricky Martin.Pero a los pocos minutos volvió, para decir adiós definitivamente con "La Mordidita", a las 22:10 horas.[vod id="435116" width="624" height="351" autoplay="0"]“Que tengan una navidad bonita, nos vemos el otro año que voy a venir a grabar un video, en Puerto Vallarta”, sentenció, para sacar el último griterío de la noche.