Ver video

Tras críticas por cómo Ferdinando Valencia y su novia han llevado el duelo, expertos se pronuncian

facebook

twitter

whatsapp

Email

Lidiar con el duelo es diferente para cada persona, aseguran expertos

La pérdida de un ser querido es devastadora, sin embargo, no todas las personas lidian de la misma manera con esta situación. Este mes, Brenda Kellerman, novia de Ferdinando Valencia, fue duramente criticada por sonreír días después de la muerte de su hijo . Las Estrellas habló con Ana María Rico, del Centro de Tanatología y Terapia de Duelo , quien explicó: “El duelo es un proceso psicológico adaptativo doloroso y displacentero que se da como consecuencia de la pérdida significativa de una persona, mascota, relación o actividad”.

Algunos síntomas que indican que se está atravesando un duelo son:

- Tristeza
- Baja energía
- Querer dormir mucho
- Ideas suicidas
- Pérdida del sentido
- Baja autoestima




Una vez identificados estos síntomas, llega el momento de reconocer las etapas del duelo. Para cada corriente psicológica, existen varios estadíos. De acuerdo a Rico, estas son:

- Impotencia al no poder cambiar lo que pasó.
- Enojo hacia todas las direcciones.
- Tristeza al saber que la persona no va a regresar.
- Culpa por lo que no se hizo.
- Idealización de las virtudes de la persona perdida.
- Confluencia en relación a la pérdida; todo en función de lo que se perdió.
- Fijación al no poder dejar de pensar en lo perdido.
- Sepultamiento por negar la pérdida y actuar como si no pasara nada. Al siguiente duelo saldrán las emociones reprimidas y se tendrán manifestaciones más intensas.






De la misma manera, Rico aclara que no hay recomendaciones generales para sobrellevar este duelo. Cada persona tiene una propia historia de vida y esta determinará el tipo de duelo que vivirá. Estos son algunos de los factores que determinarán el proceso de pérdida de cada quien:

-¿Qué experiencia de muerte o de duelo ha tenido en su vida?
-¿Cuáles son las enseñanzas familiares y sociales se tienen sobre la muerte o sobre la pérdida significativa? - ¿Qué tipo de personalidad se tiene?
-¿Cómo era la dependencia con la persona?
-¿Qué redes de apoyo se tienen?
-¿Cuál es la edad del doliente?
-¿A qué género pertenece?




Tipos de duelo

Rico explica los tipos de duelo que existen, sin embargo, aclara que hay distintas categorías, ya que corresponden a la visión y categorización de diversos autores.

-Sano: es un duelo con síntomas displacenteros.
-Complicado: la persona suele aislarse, tiene un comportamiento destructivo.
-Ausente: no se demuestran las emociones pero tarde o temprano salen.
-Retrasado: después de unos meses o años se vive este duelo.
-Inconcluso: se deja a la mitad, por alguna razón, sin embargo, puede terminar de vivirse en el momento que se decida.
-Enmascarado: generalmente la persona empieza a somatizar con síntomas físicos relacionados a una pérdida traumática.
-Silente: los familiares que son víctimas del crimen organizado suelen vivir este duelo, puesto que para el mexicano es muy importante tener un lugar donde llorar y muchas veces al no contar con la presencia física del cuerpo, se presenta este tipo de duelo.





De igual manera, la tanatóloga Alejandra González añade que existen distintas manera de vivir estos duelos: "Definitivamente no sabemos cómo vamos a reaccionar como padres, a lo mejor alguien actúa desde el lado de la fortaleza, y esto claro que va a generar un ambiente de paz y tranquilidad. Cada persona expresa su dolor de manera diferente, no puedo pedir que una madre reaccione de la misma manera que el papá, pues son dos seres únicos e irrepetibles".

Según Rico, el duelo no tiene un tiempo estimado de duración, puesto que no se considera que alguna vez se cierre, mejor dicho se elabora, y sirve para "acomodar" todas las emociones que la pérdida en cuestión desencadenó.

“Una vez que he aprendido el para qué me pasó esto, cuáles fueron mis emociones, es como un nuevo renacimiento, el dolor es un aprendizaje y ahora le vuelvo a dar un sentido a mi vida. La aceptación llega cuando acomodamos a la persona que murió de una manera diferente, es decir, le otorgamos un resignificado a su vida; ya podemos hablar de ellos, podemos seguir llorando, pero es un llanto de aceptación”, afirma González.

“El sufrimiento es un maestro, es parte de la vida, no lo queremos ver, ya que no queremos ver a la muerte, pues pensamos que a nosotros nunca nos va a ocurrir, sin embargo, esto no es posible. Somos seres circunstanciales, somos propensos a que nos pase todo”, concluyó.