iStock

Tener un pensamiento positivo hace tu día más agradable

facebook

twitter

whatsapp

Email

Deja de quejarte y llénate de afirmaciones, la clave de la felicidad. ¡Sigue leyendo!

Todos conocemos a alguien que se queja continuamente de la vida o, peor aún, quizá eres tú. Lo cierto es que todo suceso, incluso lo externo, es procesado por tu mente y nadie va a decidir qué tan bien o mal lo tomas. Si eres de los que se presentan con una lista interminable de quejas, deja eso atrás, llénate de afirmaciones y otórgate un día más placentero.

Dale la vuelta a tus negativas

Ante cualquier necesidad de decir que algo no saldrá bien, trata de formar la enunciación a la inversa. Si vas tarde a una cita, no pienses: "Ya no va a estar", seguido de pensamientos de autocrítica; por el contrario, piensa: "Ahí estará", y los pensamientos subsecuentes serán otros.

Esto no modificará las actividades de las demás personas, pero sí tu manera de percibir esas realidades. Si tu cita no está, aceptarás la situación sin reprocharte de más y, si está, reforzarás con acciones tu pensamiento positivo.

Antes de tirar la toalla, acepta que tienes una predisposición que se te acomoda bien porque no implica ningún esfuerzo. Así que, una vez conocido este rasgo, solo hazlo. Lo que tengas enfrente, intenta afrontarlo antes de decir que no. Tu pensamiento cambiará conforme cambien tus actos y veas sus resultados.

Adiós al miedo

El miedo es un método de defensa que se activa para protegernos de algo desagradable. Sin embargo, la única forma de vencerlo es confrontar lo que lo generó. Entonces, trata de identificar tus miedos y confróntalos. Verás cómo se resuelven conflictos con implicaciones que ni te imaginabas.

Las ansiedades y los miedos influyen en tu actitud para encarar el día a día. Basta con enfrentarlos y esto se reflejará en tu vida sin imaginarlo siquiera.

Ya no preocupes demasiado , llena tu cabeza de pensamientos positivas y verás cómo tu vida cambia.