Remedios para piel quemada

Shutterstock

Remedios para piel quemada

facebook

twitter

whatsapp

Email

Exponerse a los rayos del sol sin una protección adecuada, puede desencadenar serios problemas de salud.

Exponerse a los rayos del sol sin tomar las precauciones adecuadas para hacerlo, representa no solo un riesgo cosmético para todos, sino un riesgo de salud, puesto que diversos especialistas coinciden en las consecuencias que la radiación ultravioleta puede causar en nuestro cuerpo, especialmente en la piel, al ser la capa que cubre todos los tejidos y órganos internos. Al respecto, especialistas opinan sobre el tema.

¿Por qué se quema la piel?

“La piel dentro de su anatomía y estructura contiene algo que se llama melanina, que es lo que brinda pigmento a la piel y nos protege de la radiación ultravioleta (…) es una luz emitida por el sol y aunque no es visible puede causar daño en nuestra piel: como la quemadura solar”, explica la dermatóloga Kenya Sáyago Sánchez de PielClinic , en entrevista a Las Estrellas.

"La exposición prolongada a esta radiación, sin protección alguna, generan daño en nuestra piel, atacando nuestras células y causando un daño a futuro" de acuerdo con Sáyago , quien además añade que “existen diferentes fototipos de piel (esto se refiere al color de la piel), hay fototipos más claros que tienen menos cantidad de melanina y esto causa que sean más propensos a quemaduras. Los fototipos claros 1, 2 y 3 se queman, mientras que los fototipos 4, 5 y 6 se broncean".

Sáyago recomienda estos consejos para evitar las quemaduras en la piel:

  • Sombreros.
  • Manga larga.
  • Usar ropa con factor de protección solar.
  • Aplicar bloqueador solar cada 3 o 4 horas.

Además, dice: "Es recomendable hidratar y lubricar constantemente la piel después de una exposición prolongada", sin embargo, aclara que "no existen remedios caseros que puedan combatir las quemaduras como tal. Aunque muchas veces utilizamos cosas naturales como el áloe y la sábila, en algunos pacientes pueden ocasionar una dermatitis de contacto, así que cuando tengan una quemadura solar de 1°, 2° o 3° grado, es importante que acudan con el especialista, en este caso, los dermatólogos, para poder dar un tratamiento oportuno y evitar complicaciones”.

Efectos de la exposición prolongada al sol

Además de quemaduras en la piel, los peligrosos efectos que puede ocasionar la exposición al sol pueden ser:

1. Cáncer de piel:

"Los cánceres de células basales y de células escamosas son, por mucho, los tipos de cáncer de piel más comunes. Ambos cánceres se detectan principalmente en las partes del cuerpo expuestas al sol, tales como la cabeza y el cuello. Estos cánceres se relacionan fuertemente con la exposición solar que haya tenido una persona.", explica American Cancer Society.

2. Envejecimiento prematuro

“La Jefa de Dermatología del Hospital Regional, “Lic. Adolfo López Mateos”, Lorena Guadalupe Estrada Aguilar, (...) destacó que los riesgos acumulados de la exposición al sol sin protección se dividen en dos grandes grupos: envejecimiento prematuro manifestado por presencia de arrugas y manchas en la piel a edades más tempranas y el factor de riesgo asociado a diversas enfermedades como “lupus eritematoso”, psoriasis y cáncer de piel, entre otras”, de acuerdo con un artículo publicado por el Gobierno de México.

3. Daño al Sistema inmunológico

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos informa: "Los científicos han descubierto que la sobre exposición a la radiación UV puede suprimir el funcionamiento del sistema inmunológico del cuerpo y las defensas naturales de la piel. Por ejemplo, la piel normalmente se defiende contra los invasores extraños como cánceres e infecciones. Pero la sobre exposición a la radiación UV puede debilitar el sistema inmunológico, reduciendo la capacidad de la piel para protegerse contra estos invasores".

4. Daño ocular

De acuerdo con la página oficial de la Academia Americana de Oftalmología : “La radiación UV, ya sea que provenga de la luz solar natural o de rayos artificiales en espacios cerrados, puede dañar los tejidos de la superficie del ojo, como también la córnea y el lente”, afirma el doctor Michael Kutryb, un oftalmólogo de Edgewater, Florida, y corresponsal clínico de la Academia Americana de Oftalmología.