Publicidad

Estilo de vida

¿El sexo anal te resulta doloroso? ¡Esto podrías estar haciendo mal!

5 mitos del sexo anal

¡Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo!

Las Estrellas

Te damos algunas razones por las que el sexo anal podría ser doloroso para ti

El sexo anal es una de las actividades favoritas de los hombres, pero seamos sinceras, no a todas las mujeres les gusta, pues las veces que lo han intentado, terminan adoloridas. Si este es tu caso, queremos compartirte algunas razones por las que este encuentro sexual está siendo muy doloroso para ti.

  • Juego previo

La falta de juego previo no solo hace doloroso el sexo anal, también lo vuelve incómodo y hasta complicado. Pídele a tu pareja que estimule tu ano con ayuda de sus dedos, de esta forma la penetración será fácil.

¿Por qué sientes dolor en el sexo anal?
KatarzynaBialasiewicz/Getty Images/iStockphoto

  • Lubricante

El recto no tiene lubricación natural, por ello será necesario y sumamente importante que utilicen lubricante. En caso de que el líquido no funcione, pueden probar con juguetes especiales para el sexo anal.

Publicidad

  • Relajación

El esfínter anal necesita estar relajado para que se produzca la penetración. Así que respira hondo y deja que tu pareja te estimule. Concéntrate en el placer.

  • Ángulo incorrecto

Elije (con ayuda de tu pareja) la posición ideal para el sexo anal. Una excelente postura es la de “perrito”. ¡Haz clic aquí para otras opciones!

Posiciones para disfrutar al máximo del sexo anal

¿Aburrido de la misma posición? Haz clic en la galería y dale rienda suelta a tus fantasías con estas posturas

iStock

1 / 5

Recuerda que el interior del ano es más delgado y delicado que la vagina, así que pídele a tu pareja que sus movimientos sean lentos mientras tu cuerpo se acostumbra.

Publicidad
  • Experimento

Tómate tu tiempo de experimentar. Practica el sexo anal tú misma con juguetes sexuales, estos son perfectos para descubrir lo que te gusta y acostumbrarte a los movimientos.

Si después de esto, aún sientes dolor, no te preocupes. Habla con tu pareja y explícale tus razones, recuerda que nada ni nadie puede obligarte a hacer algo que no quieres.

Fuente de referencia: ActitudFem.