iStock

¿Mi perro entiende lo que le digo?

facebook

twitter

whatsapp

Email

Esta comprobado que nuestras mascotas entienden perfectamente nuestro sentir, por eso nos hacen compañía cuando nos sentimos tristes. ¡Sigue leyendo!

Seguramente estarás de acuerdo con la afirmación de que el mejor amigo del hombre es y será siempre el perro. Este hermoso ser peludo con cuatro patas y repleto de amor para dar y regalar nos ha cautivado y ha transformado la vida de aquellos que tenemos el placer de contar con su compañía; por eso queremos ayudarte a definir y resolver algunos conceptos interesantes sobre el mundo perruno.

Comunicación con tu perro: datos científicos

Tener una comunicación con tu perro todos los días, sin realmente saber si nos comprende o no, es una pregunta que los científicos se han hecho, razón por la que te presentamos unos datos sobre tu mascota que probablemente no sabías:

  1. Datos obtenidos por la Universidad of British Columbia demuestran que los perros pueden entender hasta 180 palabras.
  2. La revista de neurociencia Social Cognitive and Affective Neuroscience especifica que los perros son más susceptibles al contacto humano que a responder a necesidades físicas como el alimento. "Les causa mayor placer que los ames y acaricies a que les des de comer".
  3. Los perros interpretan nuestro estado de ánimo. Estudios de la Universidad de Sao Paulo, Brasil, demuestran que los perros tienen la capacidad de entender nuestros sentimientos, es por eso que cuando estás triste, los perros suelen ir a darte lengüetadas repletas de cariño para darte ánimos.
  4. Tienen la inteligencia de un niño de 3 años. Se estima que los perros desarrollan una inteligencia comparada con la de un menor, es por ello que pueden procesar muchas instrucciones, sin embargo su capacidad está limitada.

A partir de hoy no será igual

Ahora que sabemos que pueden entender muchas palabras y comandos, que entienden nuestros sentimientos y que comparten una felicidad inigualable hacia sus dueños, no volverás a tratar a tu perro como un animal, sino como el ser fantástico que representa en nuestras vidas.