De Lucía y el sexo a Cuna de Lobos: Paz Vega enfrenta con ilusión ser 'Catalina Creel'

facebook

twitter

whatsapp

Email

Ganadora de premios internacionales, Paz Vega está ante el reto de darle vida a Catalina Creel en 'Cuna de Lobos'

Nacida en Sevilla, España, la actriz internacional Paz Vega causó sensación al ser elegida como Catalina Creel, una de las máximas villanas del melodrama latinoamericano, que la traerá de vuelta en la nueva versión de Cuna de Lobos, proyecto que es parte de la exitosa Fábrica de Sueños que produce Televisa.

“Cuando leí el primer capítulo de Cuna de Lobos, dije: ‘qué historia tan potente, qué personaje tan bonito’ y, sobre todo, que es un reto muy bonito al que me enfrento con mucha ilusión y con muchas ganar”, expresó la española a Televisa Espectáculos.

Este es uno de los tantos retos que María de la Paz Campos Trigo -nombre real de la actriz que nació en 2 de enero de 1976- toma en su destacada carrera, la cual decidió emprender luego que de niña quedó impresionada por el mundo de la actuación al ver la obra La casa de Bernada Alba, de Federico García Lorca.

Paz recuerda que desde la infancia fue una niña muy activa. "He sido muy callejera siempre, pero mi madre no me dejaba bajar y me subía a la azotea y ahí me ponía a jugar sola", detalló en entrevista para el diario El País.

Su madre, Paz Trigo, ama de casa y su padre, Manuel Campos, banderillero con un puesto de fruta en el mercado de Triana, esperaron la llegada de un hijo varón, lo cual nunca sucedió.

"Mi padre me cortaba el pelo, hacía deporte, me llevaba a las carreras de galgos y caballos… He hecho cosas de chico porque Manolito nunca llegó", confesó al medio español.

De hecho, su papá fue la persona que la apoyó cuando decidió forjar su destino lejos de casa. "Cuando me fui a Madrid, mi padre fue la persona que más me entendió".

Fue así que a los 20 años y tras estudiar en Centro Andaluz de Teatro y dos años de la carrera de Periodismo, buscó oportunidades en la capital española y aunque sus inicios no fueron como ella esperaba -ya que su primer representante le pidió quitarse el acento característico de su tierra-, le llegó una gran oportunidad y con ello el comienzo de su ascenso como estrella.

Para ese momento, Paz dejaría su apellido Campos para tomar el Vega, en honor a su abuela paterna y así a finales de los 90 acompañó a un amigo para que hiciera el casting de una serie llamada Siete vidas.

“Me dijo que igual podría funcionar también para mí y yo hice una prueba. Fue horrorosa", recuerda al El País; al que agregó: "el director de la serie vio algo en mí y me dijo que para esa serie no podía ser, pero que estaban creando una serie y que podría haber un papel para mí".

“Laura Arteagabeitia Pérez” fue el personaje que en 60 capítulos le dio una gran popularidad. Uno de los momentos en los que más aprendí", reconoce.

Gracias a esta interpretación, el director Julio Médem le ofrecería el papel que la definiría: Lucía y el sexo, cinta con la cual se alzó con un premio Goya en 2001 como Mejor actriz revelación. Además, logró llevarse el Trofeo Chopard a la mejor actriz revelación en el reconocido Festival Internacional de Cine de Cannes, así como el Sant Jordi y el premio Ondas. "Esta película supuso para mí un antes y un después", explica.

Tras este éxito descomunal y con todas las miradas puestas en ella, le llegaron papeles similares en los que tenía que exponer su cuerpo, tal como lo hiciera en Lucía y el sexo; sin embargo, la actriz comenzó a direccionar su carrera para no repetirse a sí misma.

"No quiero hacer más películas donde me tenga que desnudar. Empecé a cuidar eso mucho, pero luego dije 'para qué", comentó.

Un año después se convertiría en “Chica Almodóvar” al participar en la cinta Hable con ella del galardonado Pedro Almodóvar y repetir más tarde con él en Los amantes pasajeros (2013).

En 2005 vino el salto a Hollywood en el filme Spanglish al lado de Adam Sandler y bajo la dirección del famoso James L. Brooks. En la trama interpreta a "Flor Moreno", una madre divorciada que de México emigra con su hija Cristina a los Estados Unidos, donde se resiste a aprender a hablar inglés por lo que se refugia en la comunidad latina hasta que entra a trabajar con la familia Clasky, con quienes pone a prueba sus valores.

Le siguieron: Los Borgia (2006), El destino de Nunik (2007), The Spirit (2008), Burning Palms (2009), Cat Run (2011), Madagascar 3 (2012), Marbel city (2014) y All Roads Lead to Rome (2015), entre muchas otras, que le da el título de estrella internacional. Por lo pronto, a finales de septiembre estrenará la quinta película de Rambo, llamada Last Blood junto a Sylvester Stallone.

Su primer acercamiento con el público en México fue en la cinta La vida inmoral de la pareja ideal (2017) de Manolo Caro.

Casada con Orson Salazar desde 2002, procreando tres hijos: Orson, Ava y Lenon de 12, 10 y 8 años respectivamente, quienes no sabe qué tan famosa es su madre. "Ellos piensan que hago fotos, películas no ven ninguna", aclara.

Precisamente estos últimos años estuvo alejada del medio para estar cerca de su familia.

"Un poco más apartadita porque me he dedicado a mis hijos y ahora que me siento un poco más libre, tengo muchas ganas de hacer cosas nuevas", destacó.

Es así que el papel novedoso en una novela mexicana llegó a su vida tras aceptar ser parte de Fábrica de Sueños y dejar huella con un papel tan importante como lo es Catalina Creel.

“Estoy feliz y agradecida con esta oportunidad en México”, declaró al programa Hoy donde describió a la nueva villana que interpretará: “Es una mujer sofisticada, elegante, guapa y atractiva, pero todo lo bonito que tiene por fuera, por dentro está vacía y tiene un corazón negro. Eso es lo interesante de este personaje”.

Cuna de lobos llegará a las pantalla de Las Estrellas el próximo 7 de octubre a las 9:30 de la noche.