'Cuando digo que no, es no': Lo que 'Marcela' nos enseñó sobre consentimiento sexual

"Si en algún momento tu pareja dice 'no', eso significa solo una cosa: no sigas", expone la sexóloga María Almela
Por: Emilia Zúñiga
placeholderLead
Shutterstock
Vencer el Miedo
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

En el primer capítulo de ' Vencer el Miedo' , la nueva telenovela de Rosy Ocampo, 'Rommel' ( Emmanuel Palomares ) y 'Marcela' (Paulina Goto) están a punto de tener relaciones sexuales. Sin embargo, 'Marcela' empieza a sentirse incómoda y le dice que no, porque cuando ella dice que no, es no.

Esta escena resume lo que se conoce como "consentimiento sexual", que en pocas palabras es el derecho que tienen todos los jóvenes a decidir cómo, cuándo, dónde y con quién vivir su sexualidad, tal como establece la 'Cartilla de Derechos Sexuales de adolescentes y jóvenes'.

Para comprender qué significa el consentimiento, hablando específicamente del que se ejerce antes y durante las relaciones o contactos sexuales, Las Estrellas habló con María Almela, maestra en sexología clínica, quien explica que, en palabras muy sencillas, es el estar de acuerdo activamente para mantener alguna actividad sexual. En esa premisa, la palabra clave es "activamente", pues tiene que ser una aprobación del principio al fin de la relación o contacto sexual.

Lo importante aquí también es entender que es un proceso. Tú puedes estar de acuerdo para ciertas cosas, pero eso no quiere decir que si estos tocamientos o estos acercamientos avanzan necesariamente vas a estar de acuerdo. Por eso, para que sea consentimiento la pareja tiene que estar de acuerdo a través de una continua comunicación y ambas partes deben estar seguras de que quieren hacerlo.

Almela expone que la importancia de estar conscientes de lo que es el consentimiento sexual radica en que cada una de las personas involucradas en una relación sexual acepte únicamente aquellos acercamientos y conductas que quieran y sientan que puedan hacer, o bien, que están de acuerdo con hacerlas.

"En el momento en que no le damos importancia a estas decisiones damos algunas cosas por sentado y en nuestra cultura hemos vivido mucho eso. Si se inicia un acercamiento sexual no quiere decir que vamos a seguir hasta el final y que no hay necesidad de preguntarnos si así nos gusta, si así queremos o hasta dónde queremos. Por eso es muy importante que todos y todas sepamos que tenemos derecho a elegir".

El segundo de los 14 derechos conformados en la 'Cartilla de Derechos Sexuales de Adolescentes y Jóvenes' aborda, precisamente, el derecho a ejercer y disfrutar plenamente nuestra sexualidad:

"Tenemos derecho a ejercer y disfrutar plenamente nuestra sexualidad y vivir cualquier experiencia, expresión sexual, erótica o de género que elijamos, siempre que sea con pleno respeto a los derechos de las personas involucradas y acorde con nuestras facultades en evolución, como práctica de una vida emocional y sexual plena, protegida y placentera"

En ese sentido, Almela considera que es importante que la educación sexual abarque a personas de todas las edades; a niños y jóvenes e incluso a cualquier adulto.

Recordemos que en esta lucha en la que buscamos igualdad de decisión en ambos géneros, donde las mujeres todavía están un poco en desventaja culturalmente, es muy importante que toda la población sepa que tiene derecho a decir que NO y a parar.

Es por eso que resulta esencial que la educación sexual y la del cuidado del cuerpo sea un proceso que inicie desde una edad muy temprana y no a partir de la pubertad o la adolescencia. Sin embargo, aunque esto no se haya hecho de forma natural desde la infancia, nunca es tarde para retomar la importancia que tiene y reforzar la idea de que nadie debe hacer con tu cuerpo lo que no quieres.

"Debes aprender a respetar tu cuerpo y el de los demás. Es fundamental tener las herramientas suficientes para aprender a decir NO, esto no lo quiero", agrega Almela.

Sin embargo, también se debe predicar la idea de que nadie puede hacerle alguien algo que no quiere, aunque haya dicho que sí una vez, aunque diga que no ya iniciada la relación o a punto de terminarla. Si en algún momento tu pareja dice "no", eso significa solo una cosa: no sigas.

En el momento en que no tenemos consciencia del consentimiento sexual podemos estar siendo víctimas de abuso sexual o ser nosotros mismos quienes cometemos un abuso sexual sobre otra persona. El resultado de no conocer el significado puede terminar en una experiencia desagradable y que alguna de las personas que conforman la pareja esté viviendo una experiencia que no quiere vivir.

Así que recuerda, los involucrados en una relación sexual deben aceptar únicamente lo que quieran y sientan que puedan hacer y estar de acuerdo con ello en todo momento. Y por más obvio que parezca: NO ES NO.