Murió Richard Williams, el animador de ‘¿Quién engañó a Roger Rabbit?’

‘¿Quién engañó a Roger Rabbit?’

Murió Richard Williams, el animador de ‘¿Quién engañó a Roger Rabbit?’

facebook

twitter

whatsapp

Email

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

El creativo falleció a los 86 años a consecuencia de cáncer, informó su familia.

El animador Richard Williams murió a los 86 años a consecuencia de cáncer, informó su hija Natasha Sutton Williams a través de un comunicado de prensa.

La descendiente del creativo aseguró que hasta el último día de vida continuó trabajando. “Siguió animando y escribiendo hasta el día que murió”, dijo.

El trabajo más destacado de Williams fue en ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, de 1998, mismo por el que se convirtió en un ganador del premio Oscar en la categoría Mejores efectos especiales y logró tener una mención a Logro especial.

Richard Edmund Williams nació el 19 de marzo de 1933 en Toronto, Canadá. Desde pequeño le atrajeron las ilustraciones de Walt Disney Company y fue justamente en dicha compañía donde comenzó a trabajar como animador.

Entre sus maestros estuvieron Chuck Jones, Milt Kahly y Art Babbitt. En la década de los 50 se mudó a Reino Unido y para 1958 presentó su primer trabajo, el corto animado The little island, que fue elogiado por la crítica y reconocido con el BAFTA.

En 1971 obtuvo el Oscar con su adaptación animada A Christmas Carol, de Charles Dikens, y entre sus trabajos también destacan las animaciones de los filmes ¿Qué hay de nuevo, Pussycat? (1965), de Clive Donner, y La carga de la brigada ligera (1968), de Tony Richardson.

En 1988 se convirtió en el director de animación de ¿Quién engañó a Roger Rabbit?, dirigida por Robert Zemeckis y que combinó personajes reales con dibujos animados. Con este largometraje fue reconocido nuevamente por la Academia, además de obtener otro BAFTA.

El zapatero y la princesa (1993) también forma parte de su legado, así como dos películas de La pantera rosa y el libro "The animator´s survival kit" que publicó en el año 2000 y es considerado una biblia en la industria, por lo que se ha traducido a nueve idiomas.