Salma Hayek destapa el maltrato psicológico que recibió mientras rodaba 'Frida'

La actriz narró cómo fue el abuso por parte de Harvey Wenstein, uno de los productores de la película
Por: Emilia Zúñiga
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Es bien sabido, desde hace algunos años, que el productor Harvey Weinstein cometió distintos tipos de abuso durante su paso de varias décadas como uno de los grandes magnates de la meca del cine en Hollywood.

Y es que, actrices como Rose McGowan, Angelina Jolie y Gwyneth Paltrow son tan solo algunas de las mujeres que han denunciado la conducta del también fundador de la productora Miramax.

Ahora se suma una nueva denuncia en su contra y es por parte de Salma Hayek, quien trabajó con él en 2002, durante el rodaje de 'Frida', la película biográfica de la pintora Frida Kahlo, y de la cual Weinstein fue uno de los productores.

La actriz mexicana habló al respecto en entrevista con el medio británico The Guardian, al que reveló el maltrato psicológico que soportó al ser la protagonista de este filme.

"Cuando me llamaba (durante el rodaje de 'Frida') y me gritaba: '¿Por qué tienes una ceja única y bigote? ¡No te contraté para verte fea!'. Yo pensaba: '¿pero nunca has visto una foto de Frida Kahlo?'. Si un hombre interpretara a Cyrano de Bergerac no le dirían, '¿qué pasa con la nariz?'", narró la también protagonista de la telenovela 'Teresa'.

Asimismo , Hayek, quien también es de ascendencia libanesa, expresó que llegó a normalizar el abuso por parte de Weinstein: "Me sentía bien (cuando me intimidaba). Ok, temblaba después y me deprimía, pero había un aspecto de caricatura en todo el asunto", confesó.

Sin embargo, la estrella, quien precisamente fue nominada a 'Mejor Actriz' en los Premios Oscar de ese año, contó que pese a sentirse intimidada por los constantes abusos del productor, alzó la voz y se hizo valer: "También yo fui muy fuerte. No dije sólo que no. Soy fuerte y se me reconoce por eso. Él nunca me vio débil. No es que no tenga miedo, pero no lo vas a ver. Puedo ser casi intimidante con mi fuerza tranquila, ¿sabes?".