Allisson Lozz está harta que le pregunten por la actuación y recuerda lo difícil que fue esa etapa

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz recordó las convulsiones que sufrió por las arduas jornadas de trabajo que tuvo de niña

Desde hace unos meses, Allisson Lozz reapareció en redes sociales a diez años de su retiro de la televisión, hecho que la volvió tendencia; a partir de ese momento, la exactriz no dejó de ser cuestionada por su posible regreso a las telenovelas y ahora se dijo harta de los constantes cuestionamientos que le hacen al respecto.

Mediante varias historias en su cuenta oficial de Instagram, la también excantante indicó que le gustaría que sus seguidores entendieran que decidió retirarse para ser feliz y que no quiere que ningún comentario atente la paz que tiene hoy en día.

Me encantaría que me dejaran de preguntar todo eso y más en mi cuenta de negocio que es esta. Sé que no pasará, pero me gustaría que entendieran la fea sensación que me da recordar mis tiempos de actriz. Ahora soy muy feliz y que de pronto me quiten mi paz así, no me gusta. Sé que es una cuenta pública donde cada quien tiene derecho a comentar lo que sea, pero también sé que esta cuenta me pertenece y puedo eliminar de ella a quien yo quiera, así que por mi paz así será”, destacó.

Allisson Lozz detalló que aunque muchos rumoraron que se alejó de la actuación porque cambió de religión y por petición de su esposo Eliu Gutiérrez, todo es falso.

No lo dejé porque mi religión me obligó, menos porque mi esposo me obligó y tampoco por vender cremitas como unos dicen. Mi religión no obliga a nadie a hacer nada, cada quien toma sus decisiones personales actuando de acuerdo a sus principios. Mi esposito, a él lo conocí un años después de haberme mudado de la Ciudad de México. Y eso de vender cremitas solo tengo 5 meses en esta maravillosa empresa”, indicó.

La mamá de London Rose y Syndey reveló a sus seguidores de Instagram algunas de las difíciles situaciones que pasó cuando era actriz infantil; destacando que eran tan largas las jornadas de trabajo que llegó a convulsionarse.

“Imagínenme a mí con 12 años recibiendo diagnóstico de enfermedades de viejitos y los doctores exigiendo mi descanso, porque me caí en el set y convulsioné varias veces por tanto estrés. Son tragos muy amargos que cuando recordamos mi vida en el medio aún duelen”, detalló.

Allisson Lozz destacó que este episodio de su vida, provocó que no pudiera trabajar durante diez años y que hasta ahora logró superar ese trauma.

No trabajé durante mucho más de 10 años por pánico al trabajo. Lo bueno que mi esposito siempre ha sido súper trabajador y estudioso. Pero yo por ese miedo tan fuerte a lo que tenía en mente que era 'trabajar' dejé todo de lado. Cuando trabajas de niña todo el día y todos los días por casi 8 años, sola, mal y muchas veces maltratada te pueden pasar cosas así”, comentó.

Pese a recordar su paso por el medio artístico y descartar por completo un regreso a los escenarios, Allisson Lozz destacó que hoy en día está feliz, plena y agradecida con lo que Dios le dio.

“Me siento feliz porque tengo un trabajo desde hace 5 meses que realmente me permite poner mis prioridades en regla: Dios, familia, trabajo. Soy mi propia jefa. Nadie me trata mal ni me levanta la voz. Tengo un negocio que me permite cuidar mi salud, me permite enfermarme a gusto, me permite estar mucho más con mi familia y sobre todo me permite dedicarle tiempo a mi espiritualidad y a mi Dios Jehová”, indicó.