Kimberly Flores recuerda su niñez y su faceta de modelo: ‘Siempre me miraba así, siendo una Barbie’

facebook

twitter

whatsapp

Email

En exclusiva con Las Estrellas, la esposa de Edwin Luna contó cómo incursionó en el modelaje con tan solo 16 años

Poco a poco Kimberly Flores ha alcanzado sus sueños, como empresaria, youtuber y próximamente como cantante. En exclusiva con Las Estrellas, la guatemalteca recuerda su infancia y cómo comenzó su carrera como modelo en su país natal.

La esposa de Edwin Luna indicó que de niña jamás imaginó que su futuro se encontraba en el espectáculo, aunque siempre mostró un gran interés por Barbie, a tal grado que soñaba con ser como la famosa muñeca.

Siempre me gustaron las Barbies, entonces cada vez que las tenía le decía a mi abue ‘yo voy a ser como una de ella’. Siempre me miraba así, siendo una Barbie. Siempre me gusto bailar, la actuación no me gustó tanto, pero me ponía lo que me ponía era siempre como bailar, no siempre me visualizaba en las cámaras, pero siempre quería ser como una Barbie”, indicó.

El gran impulso en la vida de Kimberly Flores fueron sus abuelos, a quienes afirma les debe la gran mujer que es actualmente. Detalla que siempre le enseñaron a ser humilde y aunque tuvo episodios importantes siendo tan solo una niña, afirma que la partida de su hermano mayor es una de las situaciones que más la marcó.

“Gracias a Dios tuve unos abuelos que amo con todo mi ser, mi abuelo que en paz descanse y mi vieja como le digo yo con mucho cariño que me enseñaron muchísimas cosas, me mostraron como siempre tener los pies sobre la tierra, la humildad, como uno puede ayudar sin esperar nada a cambio (…) Imagínate, tendría que escribir un libro porque pasas por un montón de cosas, altas bajas, tuve muchos momentos que me marcaron, la partida de mi hermano mayor que era como mi papá también, creo que fue de los momentos que más me marcaron y hasta todavía el recordarlo”, comentó.

Además de su infancia, la esposa de Edwin Luna recordó que a los 16 años comenzó su carrera en el modelaje, para la que se tuvo que preparar arduamente.

“A los 16 años me metí a una escuela de modelaje, ahí me enseñaron la pasarela, me enseñaron también como vestirte, como comportarte, dicción, me ponían un lápiz en la boca para tratar hablar, ahí fue cuando yo empecé (…) Empecé a hacer pasarelas y ahí vi que me gustaba, empecé a modelar también vestidos de novia todavía sin casarme y estando pequeña pero me decía mi abuela que era mala suerte y que no me iba a casar, pero dije ‘no importa’, lo disfruté mucho”, detalló.

Tras varios años como modelo, Kimberly Flores recibió su gran oportunidad en televisión en un reality show, del que formó parte dos años y el cual acepta le ayudó a crecer tanto de forma profesional como personal, ya que la sacó de su zona de confort.

“Después entré a un reality show que duró casi 2 años (…) Ese reality era de fuerza, de rudeza, de competir unos con otros. Nunca voy a olvidar una vez con la rodilla no sé cómo me trepe y me arranque la extensión y la extensión voló, porque llegaba con extensiones, porque todavía era como más aniñada, pero eso me ayudó muchísimo, me ayudó a romper muchos miedos, me ayudó a tener más fuerza, ese programa me dejó otra Kimberly que no conocía”, puntualizó.