Ver video

"Me decían es que no das el tipo", la historia de cómo María Elena Saldaña, La güereja, se hizo actriz

facebook

twitter

whatsapp

Email

En exclusiva, la actriz habló con Las Estrellas de cómo decidió dedicarse a la actuación y de los retos duros a los que se enfrentó

El ‘crush’ con la actuación de María Elena Saldaña ‘La güereja’ inició en sus primeros años de vida, cuando aprovechó el gusto de su padre, Francisco Ángel Saldaña Pino, por las cámaras para en toda ocasión mostrar sus dotes artísticos como bailarina y cantante.

Años después una de sus dos hermanas recopiló y editó aquellas grabaciones y las perpetuó en un cassette VHS, el cual la actriz, de ahora 56 años, usó como inspiración para tomar una de las decisiones más importantes de su vida: dedicarse a la actuación.

En entrevista exclusiva con Las Estrellas , la intérprete de ‘Brigida’ en ‘El tenorio cómico’ habló de las primeras audiciones a las que acudió, donde pasó horas formada en innumerables filas para conseguir un papel en teatro.

"Yo había hecho colas y colas para las comedias musicales y cuando llegaba me decían 'es que no das el tipo' y ni siquiera me dejaban subirme al escenario a bailar o a cantar, nada, nada más de entrada, me decían que no, entonces yo decía por lo menos que me oiga, ¿no?”, recordó la actriz.

Contó que la primera oportunidad que le dieron para audicionar –y se quedó– fue en la obra ‘Kuman’, puesta en escena con la que recorrió diferentes escenarios en la gira que realizó junto al elenco. Recibir el primer sí en el comienzo de su carrera representó para María Elena Saldaña una de las satisfacciones más grandes de su vida.

“Cuando me quedé, bueno era un sueño, estaba encantadísima de la vida porque decía 'ay por fin me dieron la oportunidad y me quedé'”, dijo la también comediante, quien aseguró que jamás tomó las negativas que antes recibió como un impedimento para seguir luchando por el sueño de ser actriz.

"Cuando te dicen que no, pues bueno es muy triste. Era cualquier cantidad de pelados los que estábamos ahí esperando, ahí a ver si nos veían, entonces yo decía 'a mí me dijeron que no, pero a los otros 800 también les dijeron que no, así que no pasaba nada, sabía que no era la única".

La estrella que en los 90’s conquistó las pantallas de televisión con el personaje de ‘Mariquita Pérez Castro’, mejor conocida como ‘La Güereja’, compartió que no se puede quejar del camino que le ha tocado recorrer pese a las negativas que recibió de gente cercana cuando se enteraron de sus intenciones de ser actriz.

"No me puedo quejar, realmente fue muy bonito, pero a mi alrededor tenía a muchas personas que veían que era un error, que consideraban que era un error, yo creo que pensaban 'pues qué no se da cuenta que no es muchacha 90-60-90' y como no tenía 90-60-90, ni tenía el ojo claro, ni medía 1.75, entonces se preocupaba la gente, pero fíjate que no mis papás si no los primos, los tíos, los vecinos", dijo.

Los malos augurios se fueron gracias a la dedicación que siempre mostró a su carrera, entrega y pasión que transmite a sus hijos Bélen y Felipe.

"Fue complicado porque no les parecía que me podía ir bien, pero gracias a Dios desde que empecé a estudiar fui muy apasionada con lo que hacía, había que dirigir un trabajo y quería dirigir yo, o había que escribir y yo hacía mis equipos y escribía yo, dormía pensando que era lo que iba a ser, o sea me entregué a lo que iba a hacer. Eso ahora se lo digo a mis hijos: lo que quieran hacer es al cien por ciento y debe ser tu alegría”, compartió orgullosa la estrella que ha participado en decenas de programas de televisión.

La condición que le detectaron desde la infancia como un síndrome que atribuyeron a “saltos cuántico genéticos” jamás representó un obstáculo para María Elena, quien resaltó que las diferencias naturales de los seres humanos siempre tienen cabida en el destino que cada uno decida seguir.

"Fue muy bonito a pesar de que todo el mundo pensaba que no iba yo a poder hacer mucho. En la cuestión especifica del teatro de la actuación, representamos a los seres humanos y entre los seres humanos hay gorditos, flaquitos, morenos, blancos, pecosos, sin anteojos, de todo, entonces tiene una cabida extraordinaria para poder estar, aunque te digan que no”, aseguró.

Pese a cualquier circunstancia, María Elena alentó a luchar por los sueños, sin detenerse a pensar en lo que no se tiene, si no valiéndose de lo que hay para salir adelante, pues aseguró que en medida del sueño, el destino te brinda las herramientas para cumplirlo.

“Debemos estar claros sobre lo que queremos y defenderlo, hay que aprender a defender nuestros sueños, porque así como está el sueño seguramente están todas las cosas y las posibilidades para poder hacerlo y tenemos que empezar porque cuando tú empiezas algo, nunca sabes con qué te vas a enfrentar si nunca lo has hecho, pero si quieres antes de empezar saber las respuestas a todos los desafíos que se te pudieran presentar ya no hiciste nada porque vas a pensar 'hijole y si me pasara esto y si sucediera aquello', no es cierto, nunca sabes con qué te vas a topar, entonces tienes que dar el primer paso y decir 'va' y cuando los desafíos se te presenten pues los resuelves y ya".