Bárbara Guillén y Alejandro Camacho tuvieron en 1976 a Francesca

Facebook@Guillén Mónica / Agencia México

Así fue la difícil relación entre Alejandro Camacho, su ex Bárbara Guillén y su hija Francesca

facebook

twitter

whatsapp

Email

La expareja del actor de Cuna de Lobos falleció hace unos días por un tipo de cáncer llamado adenocarcinoma pulmonar

Tras la muerte de la actriz Bárbara Guillén , expareja de Alejandro Camacho, el pasado 10 de diciembre, el público comenzó a cuestionarse cómo fue aquel romance que impidió que Francesca Guillén, hija de ambos, tuviera una relación cercana con el actor.

De hecho, Alejandro siempre se ha mantenido hermético a lo que vivió con Bárbara desde la década de los 70 cuando eran apenas unos estudiantes.

“Muy hermosa mujer. En el momento en que yo la conocí, venía de ser “Rostro de El Heraldo”. Era muy hermosa y tuvimos esta nena (Francesca)”, dijo escuetamente Camacho en entrevista de abril de 2019 con Gustavo Adolfo Infante a quien le mencionó que el motivo por el cual se distanciaron fue porque el amor entre él y ella se había acabado.

Sin embargo, en otra entrevista otorgada a un programa de espectáculos, Alejandro habló más respecto al tema, destacando que en su época universitaria conoció a Bárbara Guillén, quien al igual que él, estudiaba teatro, donde iniciaron un romance que los llevaría a convertirse en padres cuando él tenía tan solo 20 años y ella 16.

Tal noticia sucumbió sus planes de crecimiento profesional. “Yo también tenía proyectos y muchas cosas en la mente, pero en ese momento el ahí y ahora era lo que estaba pasando y era mi responsabilidad el asumirla o no”, destacó Guillén en dicha entrevista .

Por su parte, Alejandro no se quería casarse porque no tenía algo qué ofrecerle. En 1976 llegó Mónica, hoy en día conocida como Francesca; sin embargo, no lleva los apellidos del actor.

“Mónica Trueba Guillén y no es que sea mejor o peor, simplemente es el apellido que le tocó llevar en un momento después de tres años de espera, que yo tenía otra hija y quería que ellas dos sí fueran algo, no media hermana, ¡son hermanas!”, dijo Bárbara.

Asimismo, la actriz fue tajante al afirmar: “Alejandro nunca aportó una parte económica, ni yo esperaba que lo hiciera (porque) era un muchacho joven, tan solo cuatro años mayor que yo, pero sí me dijo ‘la voy a registrar’”.

En tanto, Camacho dice que el distanciamiento con Francesca fue culpa de las “circunstancias poco amigables” que llevó con Bárbara.

“Yo sí le creí que algún día, dentro de toda su agenda de actividades iba a guardar un momentito para encargarse de ese pequeño detalle porque sé que lo intentó, pero le dio mucho miedo y no entiendo qué cosa le dio miedo”, explicó en aquel entonces la actriz.

Según relató Guillén, había momentos –no muchos- en que dejaba ir a Francesca con Camacho en un intento por forjar una relación padre e hija.

“Me hubiera gustado que fuera como es. Creo que el hubiera sido no existe. Las cosas son”, aseguró el actor de Muchachitas .

Francesca no reprocha nada cuando lo ve y a principios de este año afirmó que su relación es buena.

“No tuve nunca un “dark side” (lago oscuro). Si algo lindo tuve y lo agradezco es que lo único que recibí de mi madre como discurso como discurso fue súper amoroso, entonces quita muchos pesos de encima, aliviana a la larga y seguro me ahorré varios pesos en el psiquitara”, bromeó en 2014 frente a la prensa.

“(La relación) se mantiene estable, no mejora ni empeora, sino que ahí estamos bien. No lo he visto mucho por razones que ya todos conocemos, pero estamos al habla, nos mantenemos medio vigentes. Crecí habituada que así éramos y seguro que así creció y ha vivido. Esa es la relación que tenemos, nunca mala”, explicó al programa Sale el Sol en enero de este año.

En los últimos años, Francesca se retiró de la televisión para explorar nuevas experiencias.

“Tomé la decisión de hacer más teatro y por otro lado, salir a explorar el mundo y ver qué otras opciones había. Estuvo padre, ha estado padre y he hecho más teatro que nada, pero 13 años de separación de la televisión ya empiezan a causa estragos. Espero integrarme pronto a la onda de las series y así”, destacó.

“Mi relación con Francesca ha sido distante; sin embargo, yo estoy parado ahí en la puntita; ella sabe que estoy ahí como Max, mi hijo, con el que he tenido más relación, pues no estoy ahí involucrado en su vida, estoy en la puntita paradito. Uno como papá no puede tratar de manejar o involucrarse en demasía en la vida de tus hijos, sobre todo yo, que soy una figura pública es muy molesto”, mencionó Camacho en abril para el show El minuto que cambió mi destino .