Revelan desgarradoras palabras de Fernando del Solar a sus hijos

Luciano y Paolo, fruto de su matrimonio con Ingrid Coronado, eran lo más importante
Por: Valeria Contreras N.
Lead
Instagram
Fernando del Solar, así habló de sus hijos con Ingrid Coronado
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Fernando del Solar perdió la vida el pasado 30 de junio a la edad de 49 años; tras la trágica noticia, la atención se centró en los hijos que tuvo con Ingrid Coronado y ahora resurgieron las desgarradoras palabras que el conductor les dedicó a Luciano y Paolo años atrás.

Y es que al saber su delicado estado de salud, tras una dura batalla contra el cáncer que le detectaron en 2012, el presentador profesaba el gran amor que sentía por los hoy adolescentes, quienes eran su más grande orgullo.

“A vibrar alto, porque si hoy fuese mi último día, mis hijos saben cuánto los amo, mis papás saben cuánto los amo y lo que quiero hacer hoy, aquí y ahora, es compartirlo con ustedes”, señaló el argentino en una conferencia.

En dicha plática, la cual cobró relevancia tras la muerte de Fernando del Solar , el exconductor de Hoy, habló de cómo venció al cáncer por años y confesó que él se salvó muchas veces hasta que entendió que solo tenía que dar amor.

“A mí lo que me salvó fue el amor. Cuando empecé a dar, cuando empecé a compartir mi experiencia, cuando empecé a ir a los hospitales a abrazar a la gente, cuando empecé a estar ahí empecé a vibrar alto y empecé a levantar mi vibración, mis células empezaron a sanar, empezaron a estar mejor”, destacó.

Y es que en una de las múltiples recaídas que tuvo, se debatía entre la vida y la muerte en el hospital, a tal grado que los médicos le recomendaron a su familia mejor desconectarlo, pues aseguraban que ya no se podía hacer nada por él.

“En mi tercera recaída entro con un paro cardiorrespiratorio al hospital, me inducen al coma, cuando sale el doctor le dice a mi mamá: ‘Señora, no hay nada qué hacer por su hijo. Si fuese mi hijo yo lo desconecto’. En ese momento mi mamá dijo: ‘No doctor, espérese, aquí va a suceder un milagro… pasaron 10 días y este corazón quería salir latiendo…”, finalizó Fernando del Solar.