Ver video

Actor de ‘Mi corazón es tuyo’ ahora se gana la vida como taxista tras superar el cáncer

facebook

twitter

whatsapp

Email

A pesar de la contingencia sanitaria por el COVID-19, Sergio Defassio ha tenido que seguir trabajando para pagar la renta de su domicilio

Tras superar varias operaciones en la cabeza a causa de un tumor cancerígeno que le fue diagnosticado en 2018, Sergio Defassio ahora se gana la vida como conductor de una famosa aplicación.

Fue durante una entrevista con un programa de espectáculos que el actor de ‘Mi corazón es tuyo’, ‘Porque el amor manda’, ‘La Vecina’ y 'Como dice el dicho' contó que, pese a la emergencia sanitaria que hay en la Ciudad de México a causa del COVID-19, un tipo de coronavirus, ha tenido que salir a trabajar.

Hay que trabajar, hay que vivir, hay que comer. Aunque sea un ratito vamos a trabajar de chofer, a ver qué agarramos”, precisó a la emisión.

El comediante encontró en la conducción la manera de salir adelante mientras se recupera por completo, pues dijo, aún se encuentra en vigilancia médica.

Hay que recurrir a lo que uno sabe hacer, sabe uno manejar, pues vamos. La gente me conoce, sabe que puede confiar en mí, de tomar un pasaje y confiar en uno. Entonces es importante que la gente se dé cuenta que estoy trabajando, estoy tratando de salir adelante”, añadió.

Sergio Defassio también destacó que aunque manejar un vehículo le permite mantenerse activo y ganarse la vida, los últimos días han sido complicados, pues llega a ganar hasta 200 pesos al día, cantidad que le ayuda para comer, pero no para pagar sus servicios como la renta de su domicilio y la del automóvil que maneja.

“Pero los servicios esos te los cobran. Ni modo que el casero me diga ‘este mes no me pagues la renta’. Pues no, verdad”, dijo el actor, asegurando que el tiempo que lleva trabajando ha sido reconocido por sus pasajeros, quienes le han mostrado cariño, apoyo y respeto.

Finalmente, Sergio Defassio destacó que aunque se encuentra perfectamente bien de salud, en los próximos días deberá regresar al médico, pues se someterá a un nuevo tratamiento, con el que busca ocultar, con una especie de peluquín, la cicatriz que las operaciones le dejaron en la cabeza.

“Me quitaron el implante que tengo de pelo, y ya pueda trabajar en televisión, porque la imagen es importante. Además, antes de Semana Santa debo sacarme otras pruebas para ver cómo estoy del cáncer, estoy en revisión cada tres meses”, sentenció.