Sharis Cid habla del asesinato de su pareja: “Llevarte su último aliento es inimaginable”

facebook

twitter

whatsapp

Email

Entre lágrimas, la actriz narró la dolorosa pérdida de Isaías Gómez el pasado 30 de septiembre en San Miguel de Allende

El próximo 30 de septiembre se cumplen dos años del asesinato de Isaías Gómez a las afueras de un hotel en San Miguel de Allende y, como pocas veces, Sharis Cid abrió su corazón con el periodista Gustavo Adolfo Infante para recordar la extraordinaria persona que fue su pareja, con quien vivió durante casi 6 años.

“Isaías era el hombre más trabajador, después de mi papá, que yo he visto en mi vida. El hombre más admirable, el hombre más fuerte, el más divertido, el más bueno, el hombre más perfecto del mundo, con tantos sueños, con tanta vida por delante... y le quitan la vida”, dijo con la voz entrecortada.

La actriz recordó que aquel fatídico día, notó a Isaías cansado, más que feliz por la próxima inauguración de su hotel en San Miguel de Allende, donde, de no ser por la insistencia del empresario, la actriz cree que también hubiera perdido la vida.

"Ese día lo veía como cansado, no tan contento. Al otro día él se fue correr, como todos los días, regresó para cambiarse porque tenía un desayuno con sus papás, se fue a hacer cuentas al hotel. Todavía ahí me regaló la vida, porque yo me pude haber quedado y él me dijo 'vete, amor, adelántate a hacer las maletas'. Si yo hubiera insistido y me hubiera quedado con él, yo creo que yo estaría con él allá arriba”.

Narró los difíciles momentos que vivió al ver a Isaías herido en el automóvil, recuerdos que, dijo, ha querido mantener bloqueados: “Murió en mis brazos y en mi boca. Cuando llegaron los paramédicos, Isaías ya estaba muerto en mis brazos, de hecho me sacaron del carro, era yo un charco de sangre”.

La actriz también reveló que aquel día se enteró que el empresario había comprado, con ayuda de su hija Kristal Cid, su anillo de compromiso, el cual recibiría el 10 de octubre, fecha de cumpleaños de Isaías.

“Yo me enteré ese día que Isaías me tenía el anillo de compromiso y que me lo iba a dar el 10 de octubre, en Cancún, que era el día de su cumpleaños. Para mí Isaías ya era mi esposo porque vivimos casi 6 años juntos con su hijo, Mathis, que vivió más de 3 años con nosotros”.

Recalcó que el proceso de duelo no ha sido fácil y que la memoria de Isaías seguirá presente hasta el último día de su vida.

“Isaías sigue en mi corazón, está muy presente, vivimos en mi casa tantos años, en cada rincón yo lo veo. Yo sé que él me quiere ver feliz y ahorita lloro porque recordar es volver a vivir, es volver a sentir, y yo tenía bloqueado ese momento, no me estoy haciendo la víctima y que me vean con esa tristeza, si no como que vean este duelo, este proceso que yo viví que no se lo deseo a nadie, perder el amor de tu vida en tus brazos y en tu boca, llevarte su último aliento es inimaginable”, sentenció.