Amar a muerte es la mejor telenovela de 2018

Televisa

Las ocho telenovelas más oscuras de la pantalla chica

facebook

twitter

whatsapp

Email

Para este Día de Muertos, recordemos las historias que se caracterizaron por poderes sobrenaturales, mafias y asesinos en serie

En las telenovelas no todo ha sido color rosa ni todas las historias se enfocan en la pobre mujer que tiene que salir adelante en un mundo de ricos (o viceversa).

En estos 60 años de las telenovelas, se han hecho producciones, muy pocas de hecho, que se han caracterizado por ser oscuras, llenas de misterio, intrigas, personajes siniestros que no se tientan el corazón para asesinar y, en algunos casos, han tocado temas sobrenaturales, de reencarnación y del mismísimo demonio.

Muchas de ellas se convirtieron en telenovelas de culto y los personajes principales han trascendido a lo largo de los años.

Hoy recordamos ocho historias que rompieron el esquema tradicional de las telenovelas y que han dejado huella en la pantalla chica, ¿las recuerdas?

1. Cuna de Lobos

La telenovela más impactante de todos los tiempos tenía que estar en este listado. Catalina Creel es el ejemplo de una villana perversa que movía todas sus piezas para que su hijo legítimo fuera el heredero de todo el imperio y "la casta" de su familia trascendiera a lo largo de los años.

¿Y qué hacía para que esto sucediera? Mentía, engañaba a la gente haciéndoles creer que era buena, humillaba a su hijastro culpándolo de la pérdida de su ojo, estafaba y, principalmente, asesinaba a diestra y siniestra a todo el que se le ponía en frente.

Por si fuera esto poco, la telenovela terminó con la famosa escena en la que, ella ya muerta, su nieto se pone el parche de su abuela emulando a la gran villana. Un final de antología y mucho suspenso.

2. El Maleficio

Ernesto Alonso produjo y protagonizó esta telenovela escrita por Fernanda Villeli en la que dio vida al temido Enrique de Martino, un hechicero que se dedicaba a las malas artes y que le rendía culto a "Bael", un ente diabólico que se manifestaba a través de un cuadro que el protagonista guardaba en su oficina.

3. Mañana es para siempre

La familia Elizalde cae en desgracia el día en el que Artemio Bravo comienza su venganza contra ellos con la ayuda de la peligrosa y malvada Bárbara Greco, quien desatará una serie de sucesos que desencadenarán locura, tragedias y muchos asesinatos.

Al final ganan los buenos, pero Bárbara, mejor conocida como "La Hiena", infundió el miedo y se convirtió en una de las grandes villanas desalmadas de las telenovelas.

4. El extraño retorno de Diana Salazar

Famosa telenovela ubicada en dos diferentes historias: 1627 y 1988. Esta producción ha trascendido a lo largo de los años por manejar el tema de la reencarnación, los poderes telequinéticos y contar con una protagonista que en realidad era una bruja.

¿Quién puede olvidar a Lucía Méndez con esos ojazos amarillos gritando de desesperación ante el cadáver de su amado?

5. La hiena

Una perversa mujer, quien acaba de quedarse viuda, descubre que su suegro la ha sacado del testamento y perderá su oportunidad de gozar de dinero y fama. Ayudada por cuatro secuaces, "La Hiena" planea deshacerse del anciano hombre, culpar a uno de sus hijos de su crimen y así heredar toda la fortuna.

Esta producción de don Ernesto Alonso manejó todo el tiempo el suspenso al siempre mantener oculta la identidad del verdadero asesino y fue una de las historias en las que la protagonista era la villana. Al final, "La Hiena" recibe su castigo de mano de sus cómplices.

6. En carne propia

Esta telenovela, producida por Carlos Téllez y escrita por Carlos Olmos, contaba la vida del malvado Octavio Muriel, quien, en su deseo por ser el heredero universal de toda la fortuna de su esposa, mandó secuestrar a su propia hija. En el escape de los maleantes, el helicóptero en el que iban estalla en el aire, falleciendo todos.

Pero para desgracia de este malévolo ser conocido como "la mano que aprieta", por tener una prótesis de metal en su mano, su hija no estaba muerta, sino que vivía en Canadá con una nueva identidad pues había perdido la memoria y se había quedado ciega.

Octavio, descubriendo la verdad, hace todo lo que esté a su alcance para deshacerse de su hija y tener todo el dinero de su esposa, a la que asesina sin piedad.

Una producción llena de suspenso que posicionó a Gonzalo Vega (Octavio Muriel) como uno de los grandes villanos de las telenovelas. Y es que no sólo los parches dan miedo, también las prótesis de metal (y de mano más).

7. Alegrijes y rebujos

Al ser una telenovela para niños podríamos decir que está muy lejos de compararse con Cuna de Lobos, pero esta telenovela de Rosy Ocampo se caracterizó por tener a Helga, una bruja maldita que no descansará hasta eliminar a los pequeños de su camino con sus pócimas.

Y peor aún, Helga tenía doble personalidad: Rosa María Bianchi y una horrenda anciana que aterrorizaba a todos los niños y le daba un aire muy oscuro a esta historia llena de magia y hechizos.

8. Amar a Muerte

Tres personas fallecen el mismo día: León Carvajal, un importante empresario, "El Chino" Valdés, un asesino sin escrúpulos, y Beltrán Camacho, un profesor. Pero la muerte les tiene preparada una sorpresa: hacer que sus almas transmigren (reencarnar en otro cuerpo, pero con la misma alma) en diferentes cuerpos.

Ninguno sabe bien lo que les pasó y tendrán que averiguar por qué la muerte les hizo eso. Solo tienen una cosa en común: una mariposa negra tatuada en la espalda, que será la marca para identificar a todos los seres que viven lo mismo que ellos.

A lo largo de la historia, los caminos de estos personajes se encuentran y descubren que la transmigración sirve para enmendar el camino y tener una nueva oportunidad de vivir, aunque sea en un nuevo cuerpo.

¿Cuál de estas telenovelas fue tu favorita?