Zuria Vega revela el drama familiar que vivió cuando protagonizó su primera telenovela

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz recuerda el sacrificio que tuvo que hacer para iniciar su carrera como actriz

Zuria Vega es una de las actrices más reconocidas y exitosas en la pantalla mexicana; sin embargo el inicio de su carrera no fue fácil ya que realizó casting a escondidas de sus padres, puesto que le exigían que primero terminara la escuela antes de que se dedicara a esta profesión. De hecho, cuando su mamá se enteró que protagonizaría una telenovela, lloró y no precisamente de alegría.

Su inquietud por ingresar a los foros fue tan grande que para hacer su debut a los 16 años en la serie “S.O.S.: Sexo y otro secretos”, donde interpretó a “Roberta”, la hija del personaje de Luz María Zetina, tuvo que negociar con sus papás, Gonzalo Vega y Leonora Sisto, así como con la escuela para que le dieran permiso, justificando que era un papel muy pequeño.

Un año después no contó con el mismo apoyo cuando le viene la propuesta que la llevaría a su ascenso como estrella de melodramas.

“El problema vino cuando llegó Alma de Hierro. Ahí realmente viene como el drama familiar porque tuve que dejar la prepa a seis meses de graduarme”, narró Zuria en entrevista con el programa Foro 7 de Televisa Digital.

La actriz define este momento como la “primera decisión importante” en su vida profesional porque fue a escondidas a hacer la prueba.

“Recuerdo que iba camino a la escuela que queda aquí cerca (de Televisa San Ángel), tenía 17 años y tenía la disyuntiva de de voy o no a hacerlo”, explicó. “Antes ya había hecho un casting para ‘Al diablo con los guapos’, pero no me quedé. Estábamos en la recta final Allison Lozz y yo. Se quedó ella”, agregó.

Zuria cuenta que después que el productor Roberto Fernández le anunció que ella estaba dentro del melodrama de 2008, supo que en esta ocasión no podría pedir permiso ni siquiera en la preparatoria ya que su papel era el protagónico juvenil, además que la telenovela duró dos años al aire.

“Cuando le dije a mi mamá, ardió Troya porque mi mamá lloraba y que la escuela y que 16 años haciendo el BI (bachillerato internacional) yo le decía que sí pero eso no le va a servir y yo me comprometo a terminar la prepa porque si no agarro esta oportunidad no sé si se me va a volver a presentar”, recordó.

La actitud de su padre, Gonzalo Vega, fue un tanto distinta. Él trato de buscar una solución para que no dejara sus estudios. “Le habló a Roberto para ver si había forma de acomodar los llamados, pero no, llevaba mucha participación en la historia, no había forma de hacerlo así que me salí de la prepa a seis meses de graduarme y empecé Alma de Hierro”.

A raíz de esta experiencia se dio cuenta que la profesión de actor no es nada fácil. “No me fui a mi viaje de graduación. Desde ahí te das cuenta que es una carrera que requiere de sacrificios.

“Nunca pude hacer la carrera de actuación porque comencé desde los 16 años y a los 17 me fui de mi casa y me comencé a mantener, pero siempre que tengo oportunidad tomo cursos, o sea, nunca dejo de prepararme cuando tengo tiempo porque el actor tiene que hacerlo”, explicó.

En Alma de Hierro, Zuria personificó a “Renata”, papel que le dio la oportunidad de trabajar al lado de grandes actores como Alejandro Camacho, Blanca Guerra y Alberto Estrella, entre otros. Además de ser nombrada como la Revelación del 2009 en los Premios TVyNovelas de ese año.

Tras su aparición en Mi marido tiene más familia de 2019, la actriz disfruta de estar junto a sus dos pequeños hijos, Lúa y Luka, quienes son fruto de su relación con el también actor Alberto Guerra, y en búsqueda de nuevos proyectos que la reten como actriz.