iStock

Estos son los tipos de flujo vaginal

facebook

twitter

whatsapp

Email

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

Aprende a conocer los cambios en tu flujo vaginal y a prevenir infecciones

El flujo vaginal es una secreción normal del cuerpo femenino. Debe ser de color blanquecino o transparente, pero pueden verse algunos cambios naturales que te asusten. Para que tomes precauciones, aquí te contamos qué tipos de flujo existen y a qué se deben:

  • Flujo vaginal claro y líquido

Signo de que estás ovulando. ¿Deseas quedar embarazada? Este el momento ideal para intentarlo. En caso contrario, toma medidas para prevenirlo.

  • Amarillo o verde

Si es espeso y viene acompañado de un olor desagradable, atenta. Usualmente, es signo de infecciones o desequilibrio en las bacterias alojadas en la vagina.

  • Grumoso

Es indicativo de que te encuentras en tu ciclo menos fértil. No obstante, también podría ser signo de una pequeña infección. ¡Mantente atenta a otros síntomas!

  • Gris verdoso, espumoso y con mal olor

Si hay mal olor, es probable que se trate de una vaginosis bacteriana. Esta infección es causada por el desequilibro en la flora vaginal.

  • Flujo aguado

Este flujo es ocasionado normalmente por herpes, que también puede venir acompañado de pequeñas descargas de sangre.

  • Con sangre o flujo marrón

Tras el ciclo menstrual, son comunes las secreciones con hemorragia. Sin embargo, no debemos ignorar este síntoma. Si la sangre es demasiado roja y abundante fuera de periodo, tienes que investigar cuáles podrían ser las causas: acude de inmediato a tu ginecólogo.

  • Elástico y transparente

Esta es una secreción muy normal. Es muy posible que haga su aparición pocos días o incluso una semana antes de tu periodo menstrual. Es elástico y mucoso, como la clara de huevo. Nada de qué preocuparse.

Como puedes darte cuenta, es de suma importancia que aprendas a conocer los cambios naturales de tu flujo vaginal y ante cualquier cambio o eventualidad, no dejar de acudir al médico. La salud de tu zona íntima depende totalmente de ti, ¡protégete!

Fuentes de referencia: Eres mamá y Bien sano.