Adrian Swancar

¿Cómo afectará el cambio de temporada de Géminis a Cáncer a tu estado de ánimo?

facebook

twitter

whatsapp

Email

Si has notado altibajos en tu estado de ánimo en los últimos días, podrías atribuírselos a los astros

Tener cambios de humor es algo completamente normal. A veces, por más que queramos permanecer ecuánimes, no podemos controlar ciertos factores sociales, laborales o incluso hormonales, que pueden causar que pasemos de la alegría al llanto desconsolado en un abrir y cerrar de ojos. Pero, ¿qué pasa cuando esta triada de factores se encuentra en orden, y aún así sufrimos de inesperados cambios de humor? ¿Te has sentido de esta manera en los últimos días? Aquí una explicación astrológica.

Actualmente nos encontramos en la temporada de Géminis –periodo que abarca del 21 de mayo al 20 de junio–, la cual se traduce en una época en la que cada uno de nosotros “adopta” las características del signo de los gemelos.

La energía que nos rodea también toma sus cualidades y, por ende, todo a nuestro alrededor se encuentra en sincronía geminiana. Géminis es comunicativo, inquieto, intelectualmente activo y muy adaptable. Asimismo, es uno de los signos más inestables del zodiaco; en su manera de actuar, de pensar y de sentir, Géminis es extremadamente voluble.

Esta volatilidad emocional podría acentuarse durante los próximos días, dado que estamos por darle la bienvenida a la temporada de Cáncer (21 de junio al 22 de julio), por lo que próximamente adoptaremos las características de este signo hogareño, aprehensivo, intuitivo y con altas y bajas emocionales que se mueven como el animal que lo representa, el cangrejo. Por si fuera poco, Cáncer está regido por la Luna, astro que puede mecer suavemente las olas o darles la fuerza de un tsunami anímico.

Conoce cómo le irá a tu signo zodiacal en junio en la siguiente galería.

¿Cómo afrontar esta montaña rusa de emociones? Como si de verdad estuvieras a punto de montarte a este juego mecánico: inhala, exhala y disfruta el viaje, porque eventualmente, por más subidas y por más bajadas que allá, ese vagón encontrará quietud y calma.