Jordan Opel

Marte entra en Leo: te explicamos por qué es la época perfecta para seguir tus impulsos

facebook

twitter

whatsapp

Email

Este movimiento te dará la energía fortalecedora que necesitabas.

La Tierra tarda alrededor de 365 días en pasar por los 12 signos del Zodiaco. Se establece en cada uno durante 30 días y, cuando esto pasa, decimos que nos encontramos en temporada del signo respectivo. Actualmente estamos pasando por la temporada de Cáncer, la cual abarca del 22 de junio al 22 de julio. Si aplicamos la misma lógica con el resto de astros que conforman nuestro Sistema Solar entenderemos que cada uno tarda tiempo distinto debido al tamaño de sus órbitas y lejanía con el Sol. Una vez comprendido esto, merece la pena mencionar que Marte acaba de entrar al signo de Leo, signo por el cual no pasaba hace dos años y estará ahí hasta el 18 de agosto. ¿Cómo nos afectará?

Llamado así por el Dios de la Guerra, Marte rige la atracción, la energía, el coraje y el sexo. Por su lado, Leo es un signo característico por su carisma, por ser extrovertido e impaciente, por no tener duda en lo que hace y por ser el más dominante del Zodiaco. Ya podremos hacer nuestras propias conclusiones cuando estas dos fuerzas tan intensas se juntan…

¡Es la oportunidad perfecta para vivir al máximo! Sin timidez. Si estabas esperando un momento para mostrar cómo eres y qué sientes, ahora es cuando. Canaliza toda esa audacia de Leo en tu expresar. Lo único a tener en cuenta es mantener a raya nuestro ego, ya que la necesidad de ser admirado -como tanto le agrada a Leo- puede llegar a invadirnos. Tienes varias semanas para hacerte cargo. Liderar tu corazón. Seguir tus impulsos. De enviar ese mensaje. Obedecer a tus deseos sexuales. Dejarte ir.

Esta energía llena de vigor coincide con el eclipse solar y la Luna nueva en Cáncer del 2 de julio. Estos dos fenómenos astrológicos prometen darnos claridad para identificar algún aspecto que queramos cambiar o algún problema que queramos corregir. Así que no más excusas; tenemos toda una fuerza cósmica a nuestro favor. ¡A sacar ese rugido triunfador!