¿Tener hijos adolescentes es más difícil que tener bebés? Esto explica una psicóloga

facebook

twitter

whatsapp

Email

María Amelia Aguilar expone cómo los padres deberían hacerle frente a una de las etapas más confusas y complicadas

Hay un dicho que me encanta, pues no solo tiene mucho humor sino también mucho de verdad: el que dice que nuestros hijos llegan a la adolescencia cuando ya nos encariñamos mucho con ellos, porque si no quién sabe si podríamos resistir esta etapa.

Y es que es verdad, la adolescencia es la etapa más difícil no solo para ellos, sino también para los padres de familia, ya que ellos se convierten en el soporte principal para que los chavos no se desmoronen por completo.

La adolescencia tiene doble efecto: por un lado el efecto en quien la padece y por otro, para los padres, el "efecto espejo" de recordar lo que fueron los ahora adultos hace varios años, pues al verlo en nuestros hijos es como volverlo a vivir y eso causa sensaciones y emociones confusas.

Esto podría tener consecuencias negativas si no tenemos una mente sana y clara y podría traernos más problemas y pleitos con nuestros jóvenes.

Por otro lado, cuando son niños es muy fácil porque solo nos preocupamos por vestirlos, darles de comer y dormirlos; lo demás se da solo por el gran amor entre ambas partes, ya que somos su héroes y heroínas y su mundo gira alrededor de nosotros.

Pero al llegar la adolescencia, de pronto nos convertimos en sus enemigos, hablarles o aconsejarles les molesta, como si les quisiéramos hacer un mal. Ya no somos cool, ni graciosos ni mucho menos interesantes, ahora hasta nos faltan al respeto y buscan hacer todo lo contrario a lo que les decimos e incluso pueden llegar a intentar romper nuestras reglas y cruzar todos nuestros límites.

Las decisiones que toman las toman con las emociones del momento, en medio de una tormenta de hormonas que sin duda hará que el resultado sea negativo.

Por eso es que criar un adolescente es más complicado y difícil que a un bebé, pero mucho más divertido y emocionante.

Por eso se requieren de 3 cosas que como padres tenemos que poner en práctica: paciencia, información y amor. Es un tiempo que va a pasar porque no es eterno, pero se necesita mucho de ti y de tu presencia para que sea llevado lo mejor posible.

Recuerda entre más mal se porten o entre más señales den de alerta es porque más te necesitan. No estamos solos y cada día hay más espacios en donde informarnos. Lo más importante es recordar que ellos nos necesitan mucho; no encima de ellos pero sí cerca de ellos con todo el amor.