La salud emocional en el matrimonio es indispensable para criar hijos sanos

facebook

twitter

whatsapp

Email

María Amelia Aguilar explica la importancia de trabajar en los aspectos negativos de tu matrimonio para que tus hijos crezcan en un ambiente sano.

En términos psicológicos, es importante saber porqué tener un matrimonio en guerra o en indiferencia puede realmente afectar la autoestima , el amor propio e incluso al conocimiento de nuestros hijos, pues en vez de darles herramientas positivas para la vida, les estamos heredando todo lo contrario.

Si quieres ayudar a que tus hijos crezcan con emociones sanas, debes entender que los tiempos han cambiado y que el típico matrimonio donde el hombre era el proveedor ya prácticamente no existe y si existe, ya no es el modelo a seguir.

Hoy tenemos diferentes tipos de matrimonio o parejas que nadie puede juzgar; a los hijos e hijas hay que enseñarles que valen por ellos mismos y por lo que los hace felices.

Ahora la pregunta es: ¿cómo puedo hacer para no heredarle a mis hijos heridas que vengo cargando de mis padres y abuelos? Al crecer, un niño necesita atención, contención, afecto y amor, si en tu infancia no la recibiste porque tus padres no la recibieron, estás a tiempo de no cometer el mismo error, ya que todavía puedes sanar tus emociones.

Las nuevas generaciones vienen más conscientes del mundo y si no reciben en su infancia todos los ingredientes que necesitan para su desarrollo psicológico y emocional, corremos el riesgo de que sean adultos más carentes y enfermos de la mente.

Estas personalidades codependientes en las que solo están juntas por saciar o calmar la parte enferma que al estar juntos solo enferman peor es precisamente el ambiente que debemos evitar que crezcan nuestros hijos, ya que ellos terminan de formar su personalidad entre los 17 y 18 años.

Recuerda que nuestros hijos son como nuestro espejo y lo que aprendan de nosotros es lo que van a repetir afuera; de tal manera que como los tratamos o tratamos a nuestra pareja será el ejemplo que ellos tengan para tratar a los demás.

En un matrimonio sano ambos tienen un sentido equilibrado de identidad y pertenencia, es una pareja que se suma, pero que jamás pierde su individualidad como persona por o para el otro.

¿Cómo puedo sanar emocionalmente mi matrimonio o mi relación? Mucho de lo que eres y cómo eres son conductas aprendidas en tu infancia, y hoy puedes darte cuenta de lo que te molesta de ti mismo. Esto te ayudará a darte cuenta de lo que no está bien y así poder cambiarlo.

Es muy importante que trabajes en los aspectos negativos o enfermos de tu matrimonio para que tus hijos crezcan en un ambiente sano.