María Amelia Aguilar.

Que tus hijos crezcan y sean buenas personas; el mayor éxito que podemos tener como padres

facebook

twitter

whatsapp

Email

La psicóloga María Amelia Aguilar explica por qué es importante educar y enseñarles valores a tus hijos en el hogar

Cuando tenemos hijos lo primero que nos viene a la mente es la responsabilidad de cumplir con los gastos de alimentación; su ropa, su escuela, salud física, mental y emocional. Todo encaminado a que sean exitosos y felices.

Pero nadie se preocupa por lo más importante; criarlos para que siempre, a cualquier edad, sean buenas personas.

Y todo esto empieza con la educación y los valores que les damos en casa, ya que nuestros hijos son el espejo de nuestros propios actos. Así que para poder tener la dicha de tener hijos y que estos sean buenos seres humanos, debemos empezar por nosotros mismos, como padres de familia.

Primero, en el trato que tenemos hacia ellos y el ejemplo que les damos cuando convivimos con los demás, pues ellos absorben todo, copian lo bueno pero también lo malo. Si quieres un niño respetuoso, gentil y empático, tus acciones deben ser coherentes y tú mismo debes ser amable, empático y generoso.

Enseñarles a tener empatía por el dolor ajeno, a no lastimar a nadie, ni a un animal, y que no sea partícipe en actos donde alguien salga perjudicado es vital. Enséñales el dicho que dice: “Tanto peca el que mata la vaca como el que le agarra la pata”.

No tiene que darte miedo corregirlo y ponerle límites si no se comporta como debe, desde niño es importante que cuando haga algo inadecuado sepa que cada acto tiene una consecuencia, que cada corrección al carácter de tu hijo formará las bases para que sea una mejor persona.

¿Qué hago con la influencia de malas amistades? Enséñales que cada quien es único e irrepetible y que querer ser como los demás le quita el valor de ser él o ella, que no importa lo que los demás hagan, ellos pueden ser diferentes.

Si logras que tus hijxs sean generosos, amables, que saben tomar buenas decisiones para su vida, podrás sentirte orgullosx, porque esto no solo va a hablar bien de tus hijos, sino también va a revelar qué tipo de persona eres tú.

Si tú hijx es una buena persona, con buen corazón, significa que tú también eres así. Nuestros hijos son la lección más grande de la vida. Hagamos que sean mejores generaciones.