Los Delaigle se volvieron célebres en su comunidad, hace un año la estación local de CBS les hizo un reportaje por su 70 aniversario de boda

WRDW

Vivieron su amor hasta el final: 71 años casados y murieron el mismo día

facebook

twitter

whatsapp

Email

Frances y Herbert dejaron de existir con 12 horas de diferencia.

Todas las historias de amor tienen un final y lo mejor es cuando estas se concretan con la persona que más amas y perduran hasta el último de tus días. Así terminaron sus vidas Herbert y Marilyn en Augusta, Georgia en Estados Unidos, quienes sostuvieron su matrimonio por 71 años.

Herbert Delaigle murió sobre las 2:20 de la madrugada del viernes 12 de julio y su amada esposa Frances, falleció justo 12 horas más tarde del mismo día.

La pareja se conoció en 1947, entonces Marilyn Frances Kilpatrick tenía 16 años, ella trabajaba en la cafetería de la familia de Herbert Delaigle la Waynesboro Café; él ya tenía 22 años, reportaron medios locales, quienes ya habían identificado a la pareja un año antes, cuando festejaron 70 años de matrimonio.

“Frances trabajaba en un pequeño café que teníamos en Waynesboro, llamado White Way Café”, declaró a la prensa local en 2018. Herbert la notó desde que llegó a trabajar al café, hasta que un día se armó de valor y le preguntó que si algún día querría salir con él.

Salieron durante un año y recuerdan que su primera cita fue para ir al cine. 12 meses más tarde, Herbert le hizo la pregunta que marcó sus vidas: “¿quisieras que fuera tu esposo?, ella respondió que ‘por supuesto’”.

Entre los reclamos de una pareja que pasó más de siete décadas juntos, Frances sabía lo que le fallaba a Herbert:

Su boda fue un problema y buena parte era la responsabilidad de Herbert, ya que llegaron una hora tarde a la iglesia.

“El pastor no nos quería casar por la demora, tuve que pagar 5 dólares por ella”, bromeaba Herbert.

Sin duda fue una pareja que dejó su historia marcada por la felicidad con la que compartían sus vidas y en la que formaron una familia de seis hijos, 16 nietos, 25 bisnietos y tres tataranietos.

Frances pudo experimentar lo que se le conoce como el “síndrome del corazón roto”. Este efecto puede estar relacionado con la profundo estrés que genera la pérdida de un ser querido y deriva en un ataque cardiaco, que puede ser fulminante, según el Texas Heart Institute.