Recetas navideñas fáciles y rápidas: pavo relleno, lomo y más

¿No sabes qué preparar para la cena de Navidad? ¡Mira estas recetas!
Por: Emilia Zúñiga
¿No sabes qué llevar para la cena de Navidad? Prepara esta sencilla ‘ENSALADA NAVIDEÑA’
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

A solo dos días de celebrar la Navidad, este viernes 24 de diciembre, millones de personas alrededor del mundo ya están comenzando con los preparativos de la esperada cena, la cual, generalmente, consiste en varios platillos.

En México, por ejemplo, la cena puede ir desde deliciosos tamales, pasando por un típico pozole, hasta el clásico pavo, romeritos, bacalao o la ensalada de manzana.

Para que deslumbres en tu cena de navidad, te damos algunas recetas navideñas fáciles y rápidas.

Pavo relleno al horno

Esta receta consiste en rellenar un pavo, previamente pelado, con carne molida y vegetales de tu preferencia; los más populares son zanahoria, chícharo, apio y elote.

Lo primero que debes de hacer es precalentar el horno a 180º Celsius. Posteriormente, en una charola de aluminio o un refractario grande de vidrio, coloca el pavo y comienza a"bañarlo" y a inyectarlo con una mezcla de jugo de naranja y mantequilla, de aproximadamente un litro, lo cual logrará que la carne del pavo tenga sabor y que cuando entre al horno consiga dorarse.

En cuanto al relleno, calienta una sartén a fuego medio bajo y acitrona primero un poco de cebolla y luego dos dientes de ajo perfectamente picados. Después, incorpora 500 g de carne molida y sazona con sal y pimienta negra. Déjala cocinar hasta que la carne comience a soltar su jugo y añade los vegetales finamente picados. Baja la intensidad del fuego, tapa y deja que todo se cocine con el vapor por 15 minutos.

Una vez que el relleno está listo, comienza a introducirlo al pavo y cuando esté perfectamente lleno, mételo al horno y déjalo cocinar por un total de dos horas. Sin embargo, es recomendable que cada 20 minutos abras unos segundos el horno y lo bañes con la mezcla de jugo de naranja y mantequilla que hiciste previamente.

No obstante, es importante que sepas que dependiendo de la intensidad de tu horno es el tiempo en que el pavo se cocinará, por lo que se recomienda revisarlo constantemente.

¿Y cómo saber que el pavo ya está listo? Solo tienes que darte cuenta del color de su piel, es decir, ver si ya consiguió dorarse, y con la ayuda de un palillo de madera o un tenedor, picarlo para ver si se siente suave y perfectamente cocinado.

Una vez que ya esté listo, apaga el horno y déjalo reposar por 15 o 20 minutos antes de sacarlo y comenzar a servirlo. Esta receta es ideal para ocho o 10 personas.

Lomo de cerdo adobado

Además del pavo o incluso más popular, dependiendo de la región, es el lomo de cerdo. El cual, a diferencia del pavo, puede cocinarse sin horno, es decir, en la estufa.

Si quieres prepararlo, compra un lomo de cerdo abierto, de aproximadamente 500 g, para que puedas rellenarlo con la preparación de tu elección. Por su parte, al igual que el pavo, este tiene que marinarse y lo puede hacer con aceite de oliva, ajo granulado y un poco de paprika o pimentón dulce en polvo.

Una vez que lo hayas marinado, llévalo al refrigerador por lo menos una hora y mientras prepara el relleno, el cual puede llevar jamón, nuez, pedazos de manzana, piña o durazno.

Calienta una sartén a fuego medio bajo y acitrona primero un poco de cebolla y luego dos dientes de ajo perfectamente picados. Después, incorpora 250 g de jamón y sazona con sal y pimienta negra al gusto. Déjalo cocinar hasta que el jamón se dore y añade las frutas finamente picadas. Baja la intensidad del fuego, tapa y deja que todo se cocine con el vapor por 10 minutos.

Cuando el relleno esté listo y el lomo haya estado suficiente tiempo en el refrigerador, sácalo y comienza a rellenarlo, enrollándolo conforme vas avanzando hasta terminar con un rollo.

Posteriormente, séllalo en una olla grande con aceite por todos sus lados hasta que la piel se vea dorada. En cuanto al adobo, este puedes prepararlo con los chiles secos de tu elección, como guajillo o morita, o bien, con chipotle y un poco de piña en almíbar.

Cocina el adobo en la misma olla donde sellaste el lomo y agrega un poco más de agua, cuando comience a hervir, añade el lomo y déjalo cocinar por una hora, tapándolo y girándolo constantemente para que la cocción sea uniforme. Rectifica el sabor con sal o caldo de pollo en polvo.

¿Y cómo saber que el lomo ya está listo? Solo tienes que darte cuenta, con la ayuda de un palillo de madera o un tenedor, si ya se siente suave y perfectamente cocinado.

Una vez que ya esté listo, apaga la estufa y déjalo reposar por 10 minutos antes de sacarlo y comenzar a servirlo. Esta receta es ideal para 10 personas.

Ensalada de manzana

Un clásico acompañamiento en la cena navideña es la ensalada de manzana, la cual es perfecta para balancear los platos fuertes salados.

Lo único que necesitas es manzana, piña y/o durazno en almíbar, crema ácida, azúcar y nuez. Comienza lavando y pelando las manzanas. Una vez que estén peladas, pártelas en pequeños cuadritos y resérvalas en un recipiente con agua potable y el jugo de un limón para evitar que se oxiden.

A la par, escurre las frutas en conserva que utilizarás, pero reserva sus jugos en otro recipiente. Finalmente, vierte todos las frutas en una bandeja, añade medio litro de crema y endulza a tu gusto con el almíbar que reservaste. Si crees que tu ensalada no es lo suficientemente dulce, añade un poco de azúcar o edulcorante.

En cuanto a la nuez, pícala finamente e incorpora al final, cuando la ensalada ya esté preparada. ¡Sirve y disfruta!

¡Feliz Navidad!