#OperaciónSenado. Te contamos todos los detalles

facebook

twitter

whatsapp

Email

"Margarita Zavala", "El Peje", "Anaya" y "El Yo Mero" visitaron la cámara alta del poder legislativo del país. ¡No te pierdas sus locuras!

El día del Benémerito de las Américas trajo un milagro de la democracia: que tricolores, azules, morenos... y "Margarita Zavala" se unieran con un sólo fin, encontrar apoyo en sus respectivas bancadas del senado de la república.

Adentro, la grilla decidía el futuro de Ximena Puente, comisionada del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai), quien pretendía dejar su cargo para convertirse en chapulín y saltar a la lista de diputados plurinominales del PRI. Afuera, "los precandidatos" se daban un baño de pueblo con sus electores que duró un par de horas.

Cuando "AMLOve" empezaba a sospechar que su acceso estaba restringido por "La Mafia del Poder", a todos les dieron luz verde para hacer de las suyas en el corazón del fastuoso edificio de Avenida Reforma y Avenida de los Insurgentes.

En la explanada central del inmueble, Javier Lozano, Anabel Acosta (del PRI), Mariana Gómez del Campo y hasta Ernesto Cordero (del PAN) ya esperaban a sus gallos. A "Meade" y "Anaya" por fin los favoreció la popularidad.

Tras la foto oficial en la que todo fue sonrisas y carcajadas, llegó el turno en que los anfitriones escoltaran a sus "invitados incómodos" a una tribuna donde, ahora sí, la realidad venció a la comedia.

"¿Dónde está tu esposo?", le preguntaban a "Zavala". "¿Cómo te has mantenido estos 12 años?", le cuestionaban a gritos a "El Peje". Todos se pavoneaban de que ellos estaban solos, excepto sus "meros meros".

Cuando las risas empezaban a disminuir y la agenda les demandaba a los senadores regresar a su sesión, la #OperaciónSenado llegó a su fin como un chascarrillo que todos se tomaron muy en serio. Y si no pregúntenles a los reporteros de la fuente, quienes no pararon de mandar reportes y preguntar que cómo rayos había llegado El Privilegio de Mandar a sus terruños.