Conoce el protocolo de la Primera Dama

Televisa Digital

El protocolo que Paulina Doria de La Usurpadora tiene que aprender para ser una primera dama

facebook

twitter

whatsapp

Email

Expertos exploran los complejos pasos que un personaje como Paulina tendría que aprender para estar en la casa presidencial

En los dos primeros capítulos de 'La Usurpadora' hemos visto cómo Paulina Doria ha llegado a la casa presidencial. Ha tenido que tomar de manera intempestiva el lugar de Paola Miranda, primera dama de la nación. Además de tener que suplantar completamente su vida, tiene que aprender una serie de protocolos y restricciones propios de su nuevo rol.

Hablamos con una serie de expertos que dan instrucciones precisas para que Paulina pueda de verdad implementar su rol con altura y que, además, analizan cúan difícil es convertirse, de la nada, en una primera dama.

"Realmente el concepto de primera dama no existe dentro de la Constitución Política de varios países. Es un título o nombre que se le da a la esposa, o acompañante, de un mandatario. Por lo tanto, no tienen ningún tipo de cargo político e incluso no percibe algún salario ni tiene responsabilidades legales con el país. Solo es la figura de acompañamiento del presidente en turno", explicó Sergio Cadena, consultor en comunicación estratégica e imagen empresarial.

"Aunque la primera dama no cuenta con un puesto oficial, por la fuerte influencia que puede llegar a tener en la carrera política de un presidente, es necesario que siempre cumpla con los protocolos de cada evento. Tiene que evitar expresar opiniones que puedan afectar negativamente la popularidad de su esposo. Además, suelen disponer de una oficina propia en la residencia presidencial, con un equipo de trabajo pequeño formado por secretaria, asesores y seguridad; así como un vehículo oficial con chófer", explicó por su parte Paulette Tello, Maestra en Imagen Pública.

Respecto a la proyección que debe cumplir, Cadena comentó que la primera dama debe procurar una buena imagen. Todos los expertos o consejeros alrededor de la presidencia tienden a construir una apariencia impecable de ella. Expertos en comunicación, mercadotecnia, imagen pública, y hasta sociólogos, trabajan detrás de una primera dama. Esto con el objetivo de mejorar la percepción del presidente y del gobierno al que representan.

"La percepción que se tiene de la primera dama es de una mujer perfecta: culta y con apariencia impecable”, comentó el consultor.

Según Sergio Cadena, así son los protocolos instruidos por el Estado Mayor Presidencial para una primera dama:

Protocolos de conducta: "Son normas y estatutos que indican el saber estar en diferentes lugares y situaciones. Los protocolos más conocido son el social y el ejecutivo. Sin embargo, la primera dama tiene muchas capacitaciones”:

-Nacional
-Internacional
-Civil
-Militar
-Religiosa



Tal como se describe en la escena donde el presidente y su familia ensayan el saludo para la ceremonia de independencia, los asesores personales están encargados de guiar el comportamiento protocolario para cada evento. De esta manera, 'Paulina' se adentra al diplomático mundo de su hermana gemela.

Protocolo de vestimenta: "Los países tienden a tener un estilo tradicional al momento de vestir, e incluso existen códigos de poder que se manejan dentro del protocolo presidencial para la primera dama. Por ejemplo, si asiste a una reunión de recaudación benéfica, debería portar algo en tonos pastel. Por el contrario, si el evento requiere autoridad y firmeza frente a otras primeras damas o mandatarios, entonces tendría que vestir colores intensos y elevados que destaquen el poder que tiene. Eso sí, todo recae en la estrategia que fue planeada y estudiada para llevarse a cabo".

Protocolo en compañía al presidente: “Para empezar, el presidente siempre será quien inicie con la ceremonia, el saludo a otros mandatarios o con alguna actividad; él será quien tome la batuta. El gobierno tiene la idea de que la primera dama no debe destacar más que el presidente. En estatutos presidenciales no existen géneros sino jerarquías".

En este primer capítulo se puede ver cómo 'Paulina' acompaña a 'Carlos Bernal' al grito de independencia en el Zócalo capitalino, y ella repite los saludos que el presidente lanza al pueblo mexicano. Sin embargo, solo después de que él lo ha hecho, como parte del entrenamiento que previamente recibió por parte de 'Paola'.

Protocolo corporal: "Es conocido que la primera dama tiene que caminar un paso atrás del presidente cuando ellos van solos en algún espacio físico importante. No obstante, cuando están junto a otros mandatarios o funcionarios pueden caminar de manera paralela".

Protocolo en casa presidencial : "Si es a puerta cerrada, fuera del ojo público el comportamiento del matrimonio presidencial es de una pareja normal; un matrimonio con las mismas complicaciones y funciones que cualquier otro. Sin embargo, cuando la primera dama entra en acciones públicas, los protocolos cambian e incluso se vuelve la anfitriona presidencial, ya que recibe a mandatarios de otros países, a sus primeras damas o a los políticos internos del país en la casa presidencial".

"La primera dama, en este sentido de ser anfitriona, tiene que conocer la cultura, las costumbres, los usos de los mandatarios que vienen de otros lugares a visitar su país, para poder tener una relación más competentes y lograr las negociaciones o alianzas con otros gobiernos, pero a puertas cerradas es una persona totalmente normal”.

La imposibilidad de un divorcio

En estos episodios de 'La Usurpadora', además, se pone de manifiesto el tipo de relación que sostiene el matrimonio presidencial. Paola se quiere divorciar, sin embargo, el protocolo le exige mantener la imagen de una pareja envidiable. Por lo tanto, Carlos Bernal, el presidente se ve impedido a cumplir la voluntad de su esposa.

De igual manera, Sergio Cadena explicó que "debido a la gran influencia que puede tener la carrera política de su esposo, es necesario que la primera dama siempre guarde las formas, se comporte de manera adecuada, sea prudente y exprese sus opiniones, pero siempre a favor del gobierno que representa y por supuesto, a favor de su esposo".

El presidente

Pero los códigos estrictos no son solo para la primera dama. El personaje del presidente tuvo también que someterse a unos claros lineamientos. Susana Coronado, asesora de protocolo y seguridad de 'La Usurpadora' desde que se empezó a escribir en abril de este año, contó por su parte y en exclusiva algunos detalles del personaje de 'Carlos Bernal', presidente de México, interpretado por el actor Andrés Palacios.

“Andrés Palacios fue capacitado para saber cómo se comporta un presidente; guardar la calma, saberse comportar en público y sobre todo, no salirse de sus cabales”, explicó.

Además, añadió que “El personaje no está inspirado específicamente en ningún presidente. Sin embargo, se tomaron en cuenta algunos aspectos de los presidentes más recientes , como el peinado y la vestimenta".

Finalmente, Coronado, quien además colaboró de manera directa con productores, escritores y actores, concluyó: "La Usurpadora va a mostrar ese enfoque personal que nunca ve la gente; la parte íntima del presidente. Ellos son seres humanos y pueden tener una crisis, nadie está exento".