Alessandra Rosaldo relata cómo fue el nacimiento de Aitana: “Eugenio tenía tres cámaras”

facebook

twitter

whatsapp

Email

La cantante contó que subió 18 kilos durante su embarazo

Desde el lanzamiento del reality ‘De viaje con los Derbez’, la vida de cada integrante de la famosa familia ha protagonizado decenas de páginas de diferentes medios de comunicación con temas desde la polémica relación de Eugenio y Victoria Ruffo hasta la reciente separación de Aislinn.

Ahora, la que dio de qué hablar fue Alessandra Rosaldo, quien a 5 años de haber dado a luz a Aitana Derbez dio detalles de su parto, en el que contó que el comediante mexicano acudió con tres cámaras por lo que cada detalle del nacimiento de la pequeña quedó registrado.

"La verdad es que a mí me fue muy bien, sí fueron muchas horas como 26 horas de labor de parto, pero pude lograr el parto natural, estuvo mi doula ahí conmigo que fue la que me ayudó a lograrlo si no, yo sola no lo hubiera podido lograr", contó la vocalista de Sentidos Opuestos en una videollamada que hizo con las ex ‘Netas Divinas’, entre las que se encontraba Sherlyn, quien está a pocas semanas de recibir a su primer hijo.

"Eugenio tenía tres cámaras, una Go pro, una flip, que estaba de moda, más el celular, entonces yo sí tengo foto y video de todo por partida triple".

La intérprete de ‘¿Dónde están?’ reveló que gracias a la preparación que tuvo antes de dar a luz logró un parto tranquilo a pesar de las horas que duró, pues gracias a su doula logró un nivel de relajación que le ayudó a no gritar.

"A mí no me pasó este cliché de las películas, de (grita) yo logré un nivel de relajación profundísimo y como de meditación porque tomé un curso que se llama hipnoparto que es una técnica justo de relajación y de respiración que te lleva casi a un estado de hipnosis y mi doula me ayudó a llegar ahí, entonces para mí no hubo ni gritos. La verdad es que fue muy hermoso, sí fue doloroso, pero es hermoso", dijo.

Sobre el peso ganado durante el embarazo, la esposa de Eugenio Derbez confesó que durante su estancia en México logró controlar su alimentación, pero en los último meses se dejó llevar por el antojo y subió hasta 18 kilos.

"Yo estuve muy mal, subí cómo 18 (kilos). Yo no sé cómo se me acomodaron pero sí subí muchísimo. Cuando subí más fue cuando me quedé en Los Ángeles, el embarazo en México la verdad lo llevé bastante bien cuando llegué acá me dejé ir como gorda en tobogán".