Eduardo Capetillo confiesa que su ‘vida era miserable’ pese a tenerlo todo, esposa y familia

facebook

twitter

whatsapp

Email

El actor también habló del reality show que aseguran planea hacer con Biby Gaytán y sus cinco hijos

Eduardo Capetillo tiene una de las familias más queridas del medio artístico al lado de Biby Gaytán y sus cinco hijos; sin embargo, pese a que todos los consideran sinónimo de perfección y felicidad, el cantante detalló que hace algunos años vivió un sentimiento de vacío e incluso afirma que su ‘vida era miserable’.

Durante una entrevista con Despierta América, el exTimbiriche detalló que aunque él tenía todo y había alcanzado sus metas tanto en el aspecto personal como en el profesional no era feliz.

No era feliz definitivamente, yo vivía una vida muy miserable teniéndolo todo. Fíjate, qué contradictorio, o sea, tú le pides al universo que te dé todo, que te dé dinero, que te dé fama, que te dé una mujer hermosa, que te dé una familia divina. La lista estaba completa y sin embargo yo no era feliz, yo tenía grandes vacíos dentro de mí que me dolían mucho”, detalló.

Sin embargo, Eduardo Capetillo poco a poco fue librando esa batalla y llenó ese vacío al comenzar ayudar a los demás, hecho que hasta la fecha sigue haciendo.

“La verdad es que es ayudar al prójimo, como digo en la videoconferencia musical, ‘sí, sí alcancé mi estrella, pero no me alcanzaba’. No era feliz y entonces llegó un punto en el que dije: ‘A partir de hoy voy a dejar de sufrir’”, precisó.

Tras relatar ese difícil momento, el esposo de Biby Gaytán habló de la gran familia que tiene y destacó que como cualquiera tienen problemas.

“Es importante que todas las personas sepan que somos una familia normal, común y corriente, tenemos problemas como cualquier familia, nos peleamos por si alguien se come nuestra comida, muy unida”, puntualizó.

Ante la posibilidad de un reality show de los Capetillo Gaytán, Eduardo Capetillo detalló que sí están dispuestos a hacerlo, siempre y cuando se lleve un mensaje.

Si se hace bien, puede hacer mucho bien, valga la redundancia. Se puede llevar un mensaje muy lindo de una familia imperfecta, de unos seres humanos imperfectos con virtudes y defectos como todos, pero que, hasta el día de hoy, llevamos ya 27 años de la mano, se dice fácil, pero hay momentos complicados, porque el ser humano es complicado, no por otra cosa”, comentó.