Tras subir 33 kilos, Eugenia Cauduro recuerda cuando su hijo le dijo que quería una ‘mamá delgada’

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz detalló que aumentó de peso por una depresión que sufrió tras su separación

Muy pocas veces Eugenio Cauduro ha hablado abiertamente de su vida privada, pero ahora relató en el programa Confesiones de Aurora Valle la fuerte depresión que vivió tras su divorcio de Enrique Morán, motivo por el que descuidó su cuerpo y subió 33 kilos .

La actriz y modelo indicó que no se percató de la situación que vivía hasta que su hijo mayor Patricio le confesó que para ser completamente feliz en la vida quería una mamá delgada otra vez.

“Yo me separo embarazada de Luciana y sí fue la gran depresión que me llevó a subir 33 kilos porque mi ilusión en la vida era ser una familia, soy muy hogareña, sí me veía envejeciendo con el padre de mis hijos (…) Un día le pregunto a Patricio ‘oye y eres feliz’, eso fue lo que me confrontó muy cañón la respuesta de mi hijo. Me dijo ‘si ma, bueno me faltaría una cosa para ser feliz, tener una mamá delgada’”, detalló.

La estrella de televisión acepta que jamás imaginó que su hijo le diría esa clase de palabras y revela cómo reaccionó al darse cuenta que su primogénito estaba consciente de su sobrepeso.

“Eso fue un madrazaso, sí es un madrazo que tu hijo te diga eso. En ese momento dejé mi hamburguesa y ahí fue donde dije ‘wow, qué fuerte’, porque de repente uno cree que los hijos no se dan cuenta, que no te necesitan”, enfatizó.

Casi al borde de las lágrimas, Eugenia Cauduro acepta que su sobrepeso la limitó mucho en su faceta de mamá, hecho que fue lo más duro que le tocó vivir.

“Comienzo a engordar con los años que ellos van creciendo. Estaba yo gorda, pero no tanto, me fui abandonando hasta que de ser la mamá que andaba en bici a ya la panza, todo me empieza a pesar, dejé de jugar como antes, fue durísimo”, indicó.

La actriz subió de peso tras su separación de Enrique Morán, ya que para ella su fracaso matrimonial significa decirle adiós a uno de sus más grandes sueños en la vida: tener una familia.

“Entonces ese sueño cuando lo ves que se está desdibujando y que se está cayendo a pedazos, sí fue como muy difícil y ahí encuentro en la comida una gran aliada”, puntualizó.