Fernanda Castillo se somete a radical transformación en la recta final de su embarazo

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz, quien espera la llegada de su hijo en diciembre próximo, detalló que también se realizó un tratamiento facial

En agosto pasado, Fernanda Castillo anunció en redes sociales su primer embarazo con una tierna fotografía en la que posó junto a su prometido Erik Hayser y mostró la prueba de embarazo. Desde ese momento, la actriz no ha dejado de dar detalles de su estado y ahora acaparó la atención al mostrar la radical transformación a la que se sometió.

A través de su cuenta oficial de Instagram, la estrella de cine y televisión compartió una grabación en la que dejó ver que decidió cambiar la tonalidad de su cabello y ahora que está en la recta final de su embarazo luce un rubio platinado.

La protagonista de ‘El Señor de los Cielos’ primero compartió una fotografía en la que aparece enfundada en una bata minutos antes del cambio de look que le realizarían; después posteó en sus historias una grabación en la que dejó ver su nuevo color de cabello.

En cuestión de horas, la publicación de Fernanda Castillo se volvió viral en distintas cuentas de club de fans, quienes destacaron lo guapa que se veía ahora como rubia platinada e incluso algunos señalaron que se veía más joven.

“Bella mi Fer”, “Wow, qué hermosa luces”, “Te ves súper chiquita”, “Creo que se quitó varios años de encima”, “Guapa como siempre”, “Qué hermosa luces, me encantó”, fueron algunos de los piropos que recibió la prometida de Erik Hayser.

En otro posteo, Fernanda Castillo demostró que no solo cambió el color de su cabello, sino que también se realizó un tratamiento facial para evitar manchas en su rostro durante el embarazo.

“Pasé con mi querido @doctorbgh para hacerme un facial y checar cómo ha reaccionado mi piel con el embarazo”, señaló la actriz, quien de acuerdo con Angelique Boyer le dará la bienvenida a su hijo en diciembre próximo y en días recientes dejó ver detalles del cuarto del pequeño, desde la cuna hasta la mecedora.