Fernanda Castro revela que había fantasmas en Los Pinos: "Los llantos se escuchaban"

facebook

twitter

whatsapp

Email

La cantante narró de viva voz la experiencia paranormal que vivió en la entonces residencia presidencial

Como parte de una de las familias más famosas en México, pues su madre, la actriz Angélica Rivera fue esposa del entonces mandatario de la nación, Enrique Peña Nieto por casi una década, Fernanda Castro ha mantenido esta época de su vida alejada del escrutinio público y pocas veces ha hablado sobre su experiencia al haber formado parte de la familia presidencial o de cómo fue vivir en Los Pinos.

Sin embargo, el pasado jueves 22 de octubre, en una ronda de preguntas con sus seguidores en su cuenta oficial de Instagram, la hermana menor de la actriz Sofía Castro reveló que había fantasmas en la residencia histórica donde habitó por seis años.

¿Cuéntanos de alguna experiencia paranormal en Los Pinos?” fue la cuestión que uno de sus seguidores escribió y sin dudarlo, la cantante narró el espeluznante momento.

“En Los Pinos, el cuarto de mi hermana Regina estaba al lado del mío. Una vez escuché que una niña estaba llorando y pensé que se había peleado con mi mamá, y cuando entré no había nadie en el cuarto. Entonces pensé que estaba llorando en el baño, y cuando entré al baño la puerta se cerró pero después se abrió y no había nadie en el baño”, dijo en un clip de casi 15 segundos, sin ahondar en más detalles.

Las hermanas castro residieron en Los Pinos desde finales del 2012 al lado de su mamá, su padrastro y los hijos que este tuvo con su primera esposa, la abogada Mónica Pretelini, quien falleció en 2007.

No obstante, en noviembre de 2017, todos, incluyendo al presidente Peña Nieto, abandonaron Los Pinos, ya que un nuevo presidente había sido electo y tocaba el turno de mudarse a otra residencia.

Hoy en día y bajo el mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador, Los Pinos se ha transformado en un complejo cultural abierto al público, desde el 1 de diciembre de 2018, y ya no es habitado por la familia presidencial, hecho que marca una nueva era para este espacio que en 1934 fue ocupado por primera vez por un presidente.