Galilea Montijo confiesa cómo fue su boda y por qué su esposo no le dio anillo de compromiso

facebook

twitter

whatsapp

Email

La conductora detalló que en algún momento llegó a pensar que el anillo de compromiso le traía mala suerte

Hace ocho años, Galilea Montijo contrajo nupcias con Fernando Reina en una íntima ceremonia en el puerto de Acapulco, Guerrero. Aunque son pocos los detalles que se conocen del enlace, ahora la conductora reveló cómo nació su relación con el padre de su hijo Mateo y por qué no le dio anillo de compromiso.

En entrevista con el programa Hoy, la tapatía indicó que su amor nació luego de ambos terminaron con sus parejas y se hablaron durante un Año Nuevo. “En ese momento me di cuenta que me gustaba, me di cuenta que de muchas cosas. Yo ya estaba separada y cuando nos volvimos a ver, fue de ‘qué nos pasó, en qué momento todo esto se transformó’”, indicó.

Desde que comenzaron su romance en 2011, la pareja se volvió inseparable a tal punto que a los tres meses de noviazgo, decidieron casarse; sin embargo, Fernando Reina no quiso darle anillo de compromiso a Galilea Montijo para evitar que se ‘echara para atrás’.

“Desde ahí no nos separamos, a los seis meses de conocernos yo ya estaba casada y embarazada. La verdad es que nos besamos y ya de ahí ya no nos soltamos (…) Llegó un día y me dijo ‘yo me quiero casar contigo, pero no te voy a dar anillo, porque creo que el anillo es el problema. Si yo te doy el anillo, creo que esa es la maldición y vas a correr. No te voy a dar anillo’”, destacó.

Pese a que le hacía ilusión portar una sortija, la presentadora aseguró que al ver cómo terminaron sus relaciones anteriores, prefirió que las cosas siguieran así y es que también llegó a pensar que el anillo le traía mala suerte.

“Entonces yo le dije ‘qué te pasa, claro que yo quiero mi anillo. Pero entonces está bien no me lo des’. Yo también dije puede ser eso, a lo mejor la maldición conmigo es el anillo. Así de ‘maldito anillo que me lo dan y ya valió gorro todo’”, indicó.

El tiempo pasó y Galilea Montijo comenzó a planear una fiesta en Acapulco, pero después todo se convirtió en su planificación de boda, la cual organizó en completo secreto e incluso a los invitados les pidió que asistieran con atuendos de gala.

“Le dije ‘se me antoja hacer una fiesta, porque no la hago en Acapulco. Invitamos a todo el mundo, que vayan mis amigos, pero quiero un fiestón en Acapulco’. Me dijo ‘va, la organizamos’. Llegó al tiempo y me dice ‘y si aprovechamos la fiesta y nos casamos al civil’. Dije ‘va, estaría padre, pues nos casamos’, eso fue a los tres meses de andar”.

“Entonces mis amigas empezaron con que se tenían que vestir de madrinas y voy con Fer y le digo: ‘si me pongo un vestidito así blanco, como para que mis amigas’ (…) Pues terminé haciendo una boda que era para 250 personas, terminando llegando como 500 personas, porque no había dónde se sentarán. Terminé organizando una boda durante tres meses, calladita no le dije a nadie, yo les dije ‘voy a festejar mi cumpleaños, pero váyanse de largo porque es una fiesta asi´”, detalló Galilea Montijo.