"No puedo quejarme de nada": Así fue Héctor Suárez y su huella en la comedia mexicana

facebook

twitter

whatsapp

Email

Teatro, cine, televisión y YouTube: Suárez siempre fue versátil y mostró su talento en múltiples escenarios

La mañana de este martes 2 de junio, la familia de Héctor Suárez confirmó, mediante un comunicado, la muerte del actor y comediante a los 81 años de edad. "Para nosotros se va el papá, el abuelo, el hermano, el esposo y no la figura pública que merece todo el reconocimiento de la familia artística y los medios de comunicación. Dennos oportunidad de procesar este duelo y en unos días podremos conversar con ustedes. ¡Gracias!”.

Héctor Suárez, considerado como uno de los comediantes más populares de México, tuvo su primer acercamiento con las artes a los ocho años, tras acudir a una carpa y percatarse que un policía bajaba a golpes del escenario al cómico Jesús Martínez 'el Palillo'.

“¿Por qué le pegan?”, preguntó Suárez de niño a su tío. “Por decir la verdad”, respondió su tío. Esa situación quedó muy grabada en la cabeza de Suárez, quien se dedicaría a la comedia a lo largo de más de 50 años de carrera.

Aunque Héctor Suárez deseaba ser arquitecto, su destino lo llevó por otros rumbos. “Inicié en esto por accidente, yo tenía otros planes en mi vida, iba a pasar el primer año de superior en el Politécnico, pero un día la novia de mi hermano Sergio, que era española, llegó a la casa y, como ella hacía teatro, me pidió que la ayudara a ensayar una obra”, compartió el actor en entrevista con Michelle Oquendo Sánchez en octubre de 2015.

Tras el ensayo, la novia de su hermano quedó tan complacida que le dijo que era mejor que el hombre con el que iba a actuar. “Me dijo que debería de ser actor. Yo le contesté que estaba loca, pero después de fastidiarme dos meses me convenció y llegué a la clase de Carlos Ancira de oyente, en 1958, en la Academia Andrés Soler”, añadió el intérprete, quien decidió en ese momento comenzar sus estudios para convertirse en actor.

Bajo la tutela del maestro de teatro, Héctor Suárez colaboró en el llamado ‘teatro de tesis’ de los años 60, el cual abordaba temas sociales a través de debates que representaban los personajes en el escenario con diferentes puntos de vista. El teatro clásico le permitió conocer las obras de Shakespeare, Kafka y Strindberg, además de trabajar con directores como Lorenzo de Rodas, Alejandro Jodorowsky y Julio Castillo.

Para seguir su sueño, tuvo que enfrentar un gran obstáculo: su padre, Sergio Suárez Rivera, quien era capitán del ejército. “Tenía esa milicia llevada a la exageración. Era un padre severo, fuerte, disciplinado hasta la exageración y claro que me llegó a afectar, pero afortunadamente no viví con él, pero el tiempo que viví si me dio en la ma…”, compartió a Oquendo Sánchez.


En 1962, Suárez mostró su talento en las series televisivas Un hijo cayó del cielo, Domingos Herdez y Chucherias, además de aparecer en Madres egoístas (1963) y El dolor de vivir (1964). Debutó en el cine con la cinta El asesino invisible en 1965 y desde ese momento intercaló su trabajo entre el teatro, la pantalla grande y la televisión.

En su vida personal, Héctor Suárez sostuvo una relación con la actriz Pepita Gomís, con quien tuvo dos hijos, Héctor y Julieta Suárez Gomís. Su matrimonio duró 36 años, tras el cual la pareja mantuvo una buena amistad a pesar del divorcio.

“Cuando me divorcié de Pepita le dejé esa casa para ella y sus hijos, le puse una barda y esto era la huerta (…) La sigo viendo, le sigo llevando flores, seguimos platicando como amigos, lo sabe mi esposa actual, que sabe que es mi amiga. Sigo aceptando sus consejos y la opinión que Pepita da en un momento dado para mí es muy valiosa”, compartió el actor en entrevista al programa Sale el sol en mayo de 2019.

En 1972 se estrenó Mecánica nacional y tras interpretar a ‘Gregorio’ en esta película, Suárez fue nominado en la categoría ‘mejor coactuación masculina’ de los Premios Ariel en 1973, pero no obtuvo la estatuilla.

De acuerdo con el portal oficial de Periodistas Cinematográficos de México (PECIME), el intérprete ganó la Diosa de Plata a ‘mejor actor’ por su trabajo en Trampas de amor (1969), En la cuerda del hambre (1979) y El mil usos (1984).

“Agradezco lo afortunado que soy, no puedo quejarme de nada. Dios me ha dado a manos llenas todo; soy un ser muy afortunado, estoy lleno de amor, de trabajo, de éxito… ¡de todo!”, compartió el intérprete en entrevista a TVyNovelas en septiembre de 2018.

Según IMDb , entre 1985 y 1987 realizó el programa ¿Qué nos pasa?, el cual le permitió hacer una denuncia social a través de diferentes personajes como ‘El no hay’, ‘El picudo’, 'Doña Zoila’, 'El Flanagan’, ‘El Lic. Buitrón’, ‘El ‘ta difícil’ y ‘El destroyer’, destacándose por su humor negro.

Además de mostrar su talento en cine, obras de teatro y series de televisión, Héctor Suárez probó suerte en las telenovelas y formó parte de grandes producciones como Madres egoístas (1963), El carruaje (1972), Las gemelas (1972), El derecho de nacer (1981), Gotita de amor (1998), Velo de novia (2003), Tierra de pasiones (2006) y Dame chocolate (2007), además protagonizó con Verónica Castro un episodio de la serie Mujeres asesinas.

Su trabajo en las melodramas también fue reconocido, en 2004 fue nominado en la categoría ‘mejor actor antagónico’ en los Premios TVyNovelas por su trabajo en Velo de novia, pero finalmente el premio se lo llevó César Évora por Mariana de la Noche.

En ese melodrama trabajó junto a Eduardo Santamarina , quien recuerda con mucho cariño el rodaje y las enseñanzas que le dejaron el primer actor y su hijo. “Héctor Suárez es una gran institución dentro de esta maravillosa industria. He trabajado con los dos Héctor, en Marisol (1996) estuve con Héctor Suárez Gomís, es de mi generación, somos contemporáneos. (…) Siempre he (sentido) una profunda admiración, respeto y agradecimiento porque ellos siempre me han acogido bien, siempre dándome consejos y la mejor manera de hacerlo es cuando estás en escena con ellos y te dan ‘feedback’”, declaró el intérprete en exclusiva a Las Estrellas .

El protagonista de telenovelas como Rubí y Yo amo a Juan Querendón compartió que a pesar de ver a Suárez con un gesto duro en ocasiones, también se caracterizaba por ser una persona muy amorosa, ya que durante la grabación de Velo de novia, los invitó a su casa que tenía en Coyoacán, en la Ciudad de México.

“Prendía siempre incienso, entrabas a esas casas así tipo coloniales y ahí nos ofrecía café, sobre todo galletitas, y ahí veías a Don Héctor ser anfitrión fuera de los foros y ves la generosidad, aparte de como artista, (conocías su) generosidad como ser humano. Cuando estuve en Marisol, su hijo me invitó también y estuve en una casa hermosa que tenían en Cocoyoc (en el estado de Morelos), me fui ahí de fin de semana”, expresó, haciendo énfasis en que ambos intérpretes fueron muy dadivosos.

“Yo lo veo y les aprendo mucho, porque además padre e hijo siguen trabajando, hacen proyectos de teatro y no paran, son incansables”, agregó.

El actor decidió tener más hijos y es padre de Rodrigo (producto de otra relación) y de una niña llamada Isabella, a quien tuvo en 2011 con su actual esposa, Zara Calderón, según el portal Quién.

“Sí, juego con ella al salón de belleza, le pinto las uñas, lo que es jugar con una niña. También lo hice con mi hijo Rodrigo, que ahora tiene 20 años, jugué con él todo, soy un papá muy dedicado a sus hijos y a su casa”, compartió el intérprete a la revista TVyNovelas en septiembre de 2018.

El carácter fuerte de Héctor Suárez, así como su franqueza, han sido algunos de los elementos más representativos de su personalidad. Sin embargo, esa imagen se fragmentaba en presencia de sus hijos o sus nietos. “No sé qué me pasa, el amor que siento por mis hijos es muy grande, y ahora por mis nietos, y no creo que haya una diferencia. Sí soy un hombre muy cursi, hasta me caigo gordo porque se me salen las lágrimas nada más de ver a mis hijos”, comentó a El Universal en junio de 2016.

El intérprete dijo que consideraba que actuaba de esa manera debido a la niñez que tuvo. “Fui un niño solitario, sin papá y sin mamá mucho tiempo; viví con mi abuela hasta mis 17 años, entonces tengo un problema fuerte. Amo a mi madre, que en paz descanse, y a mi padre también, pero eso me marcó, entonces al tratarse de hijos a mí me puede mucho, y he llegado a cometer el gran pecado de ser un consentidor”, expresó.

En 2012 se embarcó en un nuevo proyecto, una serie titulada El albergue, la cual consideraba como un homenaje a la comedia mexicana. “Es el absurdo llevado al máximo a través de una familia mexicana: la locura, la falta de comunicación, la ambición, el fracaso y la frustración vista desde el humor”, compartió el actor a Excélsior.

El actor no dejó de trabajar y ese mismo año apareció en las películas Aquellos ojos verdes y Suave patria, mientras que en 2013 fue parte del elenco de la serie de HBO, Sr. Ávila y protagonizó Roast.

“A mí me encanta la adrenalina y me produce adrenalina hacer este tipo de programas. Yo voy a ser el primero, el conejillo de indias, me atrae mucho hacerlo”, compartió el intérprete a The Associated Press en enero de 2013.

A través de diversos personajes, Héctor alzó la voz y criticó algunas situaciones de la agenda nacional, por ello en diciembre de 2014 comenzó su canal de YouTube, Héctor Suárez TV, en cuyo primer video mostró un monólogo de ‘Justo Verdad” defendiendo a la primera dama, Angélica Rivera, quien en aquella época se volvió tendencia debido a una propiedad que adquirió en Las Lomas.

En 2015, estrenó la obra Los locos Suárez, en la cual compartió créditos con su hijo, Héctor Suárez Gomís, presentando un espectáculo de stand up que significó algo nuevo para el veterano comediante.

“Es mi papá, soy su hijo y nos estamos divirtiendo, lo vemos tal y como es, un juego. No nada más en el escenario, todo lo que hemos vivido desde que estrenamos el 12 de noviembre, los viajes, las comidas, las cenas, los desayunos, todo ha sido increíble, no nos hemos separado en seis o siete meses”, compartió la estrella de Betty en NY en junio de 2016 a El Universal .

En busca de nuevos retos, el 2 de febrero de 2018, Héctor protagonizó la obra La señora presidenta, la cual realizó por muchos años Gonzalo Vega, lo que provocó un escándalo, ya que Zuria y Marimar Vega, hijas del histrión, no estaban muy contentas con el regreso de esta producción.

“Las dos deberían estar felices y agradecidas que la batuta fue tomada por un ícono de la comedia de este país como Héctor Suárez. Las entendería si la fuera a hacer un ‘comicucho’ de octava, pero la está haciendo Héctor Suárez. Sí me parece un poquito falta de respeto que digan ‘esa obra murió con mi papá’, no niñas, la obra es de los autores, no de los actores y deberían estar felices de que la haga Héctor Suárez como yo estaría feliz si un trabajo de mi papá lo hiciera su papá si estuviera vivo”, compartió a la prensa Suárez Gomís, quien dirigió a su progenitor en esta producción.

En esta puesta en escena trabajó con Eduardo España, quien considera a Héctor como una de las personas que lo inspiraron a convertirse en actor.

“Me divertí muchísimo. Obviamente te impone, me imponía estar con él en el trabajo, me ponía nervioso porque es alguien que admiro mucho desde niño. (En escena) jugábamos mucho, nos divertíamos mucho juntos y le aprendí bastante. Me emocionaba mucho estar al lado de alguien que admiré desde niño y que me inspiró a dedicarme a la actuación y a la comedia”, dijo en exclusiva a Las Estrellas .

Al recordar una anécdota del tiempo en el que estuvieron en la obra, el actor de Vecinos y La parodia compartió que en una función una persona subió al escenario. “Tenía una escena como de sadomasoquismo con él (Suárez), con La señora presidenta, y él rompía la cuarta pared y le decía al público: ‘a ver, ayúdame, ven’ y un día se trepó alguien, un señor, y fue muy divertido”, agregó.

En junio de 2019, Héctor Suárez Gomís compartió que su padre padecía cáncer de vejiga desde 2015.

“El 4 de septiembre de 2015 recibí la que hasta hoy ha sido la llamada más dolorosa de mi vida. En ella mi papá me dijo que tenía cáncer de vejiga. Sí, el mundo se me vino encima. Esa palabra le dobla las piernas y le aplasta el corazón a cualquiera”, compartió en su cuenta de Instagram .

El comediante detalló que en la primera operación “le quemaron todos los tumores que tenía”, pero la cirugía no se hizo con el debido cuidado y, un par de semanas después regresó al quirófano, respondiendo con éxito y posteriormente comenzó el tratamiento de quimioterapia.

Durante este tiempo, Héctor Suárez siguió dando las funciones de Los locos Suárez y La señora presidenta. “Después de casi cuatro años han habido más de 10 operaciones y su vejiga ya se rindió, está muy lastimada y mi papá tiene que dejarla ir junto con la próstata”, informó.

En junio de 2019, el actor sufrió anemia, razón por la que Suárez Gomís pidió a sus seguidores que donaran sangre al Hospital Ángeles, clínica Londres, situación que agradeció el histrión en agosto de 2019.

“Lo agradezco mucho. Se saturaron en el hospital (…), la gente que fue a donar sangre, Dios los bendiga, muchas gracias a todo el mundo que se ha preocupado por mí, fue conmovedor para mí que ya le decían a la gente: ‘Ya no, ya tenemos mucha sangre’ y mucha gente quería donar a como diera lugar. Dios los ilumine y los bendiga, aquí estoy gracias a ustedes”, dijo Héctor Suárez en entrevista a Ricardo Escobar para Televisa Espectáculos .

En 2019, Héctor regresó al cine en Mentada de padre, cinta producida por Leonardo Zimbrón, conocido por su trabajo en películas como Nosotros los Nobles (2013).

Trabajar con él fue una delicia (…). Entiendes el profesionalismo que tiene y lo exigente y perfeccionista que es, lo agradeces.

Es una persona de buen carácter, es una persona que le gusta lo que hace y si lo va a hacer lo hace bien, no se anda con medias tintas, y eso nos empuja a hacer también bien las cosas (…)”, comentó Zimbrón en exclusiva para Las Estrellas .

Mientras que Osvaldo Benavides compartió que fue “muy gozoso y divertido” trabajar en este filme al lado de un gran elenco.

Héctor tiene todo el colmillo del mundo y con él se empezó la primera semana del rodaje; se hizo una secuencia que es, básicamente con la que arranca toda la historia de la película. Gracias a lo que hizo Héctor, y cómo lo hizo, nos dictó y nos ayudó a entender qué película estábamos haciendo y su presencia en la primera semana de filmación nos trazó la línea, la dirección, en la que teníamos que seguir nosotros las siguientes seis semanas de filmación”, agregó.

Tras recuperarse de un padecimiento en la vejiga, en agosto de 2019 Héctor Suárez fue captado en los pasillos de Televisa San Ángel, listo para afinar los detalles de su próximo proyecto en la pantalla chica.

“(Luis del Llano) es mi productor y con Daniel Guerra. Ahí va el golpe, así se llama (el programa). Llamémoslo una miscelánea, vamos a intentar unir a todos los mexicanos, hacernos responsables de lo que está sucediendo”, compartió.

Ya sea en la televisión, cine, teatro o Youtube, Héctor Suárez mostró su gran talento a través de los años, sumando nuevos personajes y retos a su vida profesional que serán recordados por mucho tiempo por sus seguidores y compañeros de trabajo.