Hija de Niurka revela qué la motivó a bajar de peso: “Con kilos más o menos, fui segura”

facebook

twitter

whatsapp

Email

Romina Marcos confesó que la asistencia de un psicólogo ha sido un factor importante en su repentina pérdida de peso

Romina Marcos, hija de Niurka, ha logrado bajar 11 kilos a base de esfuerzo y disciplina y aunque se siente más que satisfecha con su nueva figura, aseguró que con kilos de más o de menos siempre ha sido una mujer muy segura, por lo que descartó que las críticas hayan sido el motivo para tomar la decisión de bajar de peso.

"Yo con 11 kilos más o menos, siempre fui muy segura de mí misma y la gente me lo dice, mis amigos me lo dicen, me dicen 'te ves muy bien, pero déjame decirte que a pesar de que bajaste 11 kilos te seguías viendo muy bien porque siempre fuiste una mujer muy segura, o sea siempre eras como Romy curvy, así con tus piernotas y tus brazotes'", dijo la joven en entrevista con De primera mano.

Ver esta publicación en Instagram

🧨🧨🧨🧨

Una publicación compartida por Romi Marcos (@romimarcos) el

La hermana de Emilio Osorio confesó que dentro de ella sí hubo un momento de análisis sobre su peso y su salud y por ello decidió someterse a un tratamiento en el que recibe la asistencia de psicólogo, nutriólogo y fisioterapeuta.

"Definitivamente ahorita me siento muchísimo mejor conmigo misma, creo que ya me di cuenta del cambio y creo que dentro de mí sí hubo el razonar y decir como 'sí estaba gordita, sí estaba pasada de peso', pesaba 71 kilos y ahorita peso 58”, contó.

"Estoy en una clínica que te da psicólogo, nutriólogo y fisioterapia, me han ayudado muchísimo, nunca había bajado más de cinco kilos, ya llevo 11, estoy muy contenta. El tener una psicólogo ha sido algo que me ha ayudado muchísimo a darme cuenta que la ansiedad me lleva a comer (…) y a que hay ciertas cosas que nos llevan a comer y (hay que) saber aceptarlas y canalizarlas de otra forma".

Contó que es estricta en su alimentación y constante en sus rutinas de ejercicio pues aún le faltan seis kilos para llegar a un peso ideal, en que se pueda mantener sin necesidad de llegar a métodos extremos.

“Me faltan seis kilos, entonces son aproximadamente entre 52 y 53 kilos y quiero llegar a ese peso para poder mantenerme, a veces subir hasta 55 pero mantenerme en ese peso".