Irina Baeva dice que los ataques a su romance con Gabriel Soto ya no le afectan e incluso aparecen juntos en nuevo video

facebook

twitter

whatsapp

Email

La actriz también detalló qué lección le dejó su escándalo con Geraldine Bazán y Gabriel Soto

En septiembre de 2018, se destapó el romance entre Gabriel Soto e Irina Baeva, mientras que él enfrentaba un proceso de divorcio con Geraldine Bazán. Esta situación desató miles de ataques, críticas e incluso amenazas de muerte para la actriz rusa, quien aunque denunció el acoso cibernético siguió siendo blanco de esa clase de comentarios. Ahora a casi un año de ese suceso, la joven afirma que ya no le afectan tanto esos mensajes.

En entrevista con TVyNovelas, la protagonista de telenovelas señaló que trata de ignorarlos el mayor tiempo posible y que su lema ahora es tomar las cosas de quien vienen.

"Creo que con el tiempo aprendemos a tomar las cosas de quien vienen, a dividir las opiniones que sí te importan, las que son de tu familia, de tus amigos, de tu gente cercana. Terminas entendiendo con quién puedes estar, con quién puedes contar, y todo lo demás, lo negativo, lo dejas de un lado”, precisó a la publicación.

Como cada situación en la vida, Irina Baeva aseguró que decidió solo sacar lo bueno de ese incómodo momento, el cual afirma es una de las lecciones más grandes de su vida.

“Uno termina aprendiendo, es precisamente no juzgar al otro, porque como lo dice esta obra que hoy vine a ver cada persona tiene su propia historia, está librando su propia batalla, y nosotros no sabemos qué hay detrás, no sabemos qué es lo que están viviendo. Entonces, es muy importante antes de criticar, juzgar, catalogar, etiquetar y mil cosas más, ponernos en los pies del otro, entender, pero sobre todo, antes que nada, respetar”, indicó.

A los pocos días de las declaraciones de la actriz sobre lo tranquila y feliz que está con su romance con Gabriel Soto, la pareja protagonizó un video, en el que aparecen promocionando el lugar en el que entrenan y demuestran que pese a sus ajetreadas agendas de trabajo, ellos se dan tiempo para estar juntos e incluso se ejercitan en el mismo gimnasio.