Jorge Medina se vuelve repartidor de comida por crisis de coronavirus: ‘Vendí la mitad de mis vacas’

facebook

twitter

whatsapp

Email

El exvocalista de La Arrolladora Banda El Limón detalló que todavía puede vender su colección de relojes

La crisis sanitaria por el coronavirus no solo mantiene en cuarentena a todo el mundo, también desató una crisis económica, la cual ya afectó al cantante Jorge Medina, quien reveló que por un tiempo fue repartidor de comida y que incluso tuvo que deshacerse de algunos animales de su rancho.

El exvocalista de La Arrolladora Banda El Limón detalló a Suelta La Sopa que además de trabajar como repartidor para su beneficio, lo hizo para ayudar a un amigo y para apoyar a que la gente de su pueblo siguiera en aislamiento.

“Carlos, el coordinador de mi gira, emprendió un negocio de pollos y carnes asadas y durante dos fines de semana yo fui el repartidor. A través de mi página personal, con mis amigos del rancho, del pueblo que es grandecito, yo les decía no salgan de sus casas, porque la gente sale y no cree. Yo fui a eso, les decía compren sus pollos, lo que quieran comprar y yo era el repartidor, para apoyar a mi compañero”, comentó.

El cantante reveló que no está viviendo momento de opulencia y aunque reconoce que tiene lo necesario para comer, detalló que tuvo que vender algunas cabezas de ganado; además, sentenció que si la crisis empeora, todavía tiene algo más que vender.

“No puedo gastar ahorita, tengo comida en mi mesa gracias a Dios y ya vendí la mitad de mis vacas… Yo tengo una colección de relojes guardada, yo no me pongo relojes ya desde hace como tres años y entonces dije ‘voy a vender las joyas, que vergüenza me va a dar, qué tiene de malo”, comentó.

Jorge Medina destacó que él está disfrutando al máximo este tiempo en casa junto a sus hijos y esposa; pero acepta que han vivido algunas dificultades, pero que todo ha quedado resuelto al respetar el espacio de cada integrante de la familia.

“Hay días en la casa que digo ‘buenos días’ y nadie me contesta. Aprender a respetar el espacio de los chicos, de mi hija, de mi esposa. Yo hago ejercicio, ella ve televisión, descubrí que mi esposa sigue viendo novelas, yo no sabía”, comentó.