Maribel Guardia recuerda cómo se enteró de la infidelidad de Joan Sebastián: ‘estaba devastada’

facebook

twitter

whatsapp

Email

Como pocas veces, la actriz dio detalles de la relación que vivió con el cantante hace más de 20 años

La separación de Mariel Guardia y Joan Sebastián tras cuatro años de relación fue de los acontecimientos más sonados en los 90, pues además de involucrar a dos de las estrellas más famosas y queridas del medio, se implicó a la actriz Arleth Terán, con quien la entonces pareja compartía créditos en la telenovela Tú y yo.

A más de dos décadas de la ruptura, la actriz habló como pocas veces con Yordi Rosado en el programa 'La última y nos vamos' del difícil momento que vivió tras enterarse a través de un programa de espectáculos de la infidelidad del intérprete de ‘Tatuajes’, quien falleció en 2015 a los 64 años, tras padecer cáncer de huesos.

“Fue horrible para mí. Joan estaba ahí conmigo en la casa. Lo había estado esperando toda la noche y llegó como a las siete de la mañana y cuando en el programa dicen que estuvo bailando toda la noche con Arleth en una discoteca para mí fue como un balde de agua”, contó.

Con la sinceridad que la caracteriza, Maribel Guardia narró que, pese a que su mamá se mostró afectada con la noticia, ella intentó mantenerse serena, aunque por dentro se sentía destruida.

“Estaba mi mamá, ella lloraba y yo muy tranquila, pero estaba devastada por dentro. Le dije ‘te voy a pedir por favor que te vayas'. Sí me embonó lo que dijo (Pepillo)”.

La estrella de televisión de 61 años contó que Joan Sebastian nunca aceptó la infidelidad y que, durante años, después de su separación, le insistió que retomaran su relación.

“Me dijo que no era verdad. Hasta el último minuto de su vida me dijo que no era verdad. Pero era verdad. Estuvo muy raro conmigo en la telenovela y me trataba muy mal. Cuando nos separamos quiso regresar conmigo durante muchos años, pero tuve muy claro que no iba a ser feliz con él y que sobre todo yo no lo hacía feliz”.

Sin embargo, la mamá de Julián Figueroa se rehusó a ahondar más en el tema, pues, dijo, prefiere que el padre de su hijo sea recordado por las buenas cosas que hizo y la buena persona que fue.

“Era un ser humano increíble. Era muy buen papá. Era una persona muy amable con la gente que trabajaba con él. Teníamos una relación tan linda de amigos, con la que pude cerrar un ciclo de mi vida y despedirme de él. Le tuve un gran cariño y siempre lo defendí porque lo veía como parte de mi familia. Lo voy a recordar, siempre tendrá un lugar especial en mi corazón”.